Rusia 2018: repercusiones en los países sorpresa

Después de varios años, algunas selecciones dieron la sorpresa y volvieron a clasificar al máximo evento del fútbol.

De la mano del Tigre Gareca Perú vuelve a jugar después de 36 años.

Clasificar a un Mundial no es cosa de todos los días y tampoco es una tarea sencilla, menos para selecciones que no son potencias. Pero cuando la clasificación se da, el impacto suele ser muy grande a nivel país.

En esta ocasión, varios seleccionados que no disputaban una Copa del Mundo desde hace varios años, tuvieron la oportunidad de poder sellar la clasificación en cada uno de sus continentes. Este es el caso de Perú, equipo que no jugaba este certamen desde hace 36 años y tras ganarle a Nueva Zelanda por el repechaje, pudo acceder. Otro conjunto es Egipto, que firmó la clasificación luego de 28 años.

De la mano del Tigre Gareca Perú vuelve a jugar después de 36 años.

Además, analizando el fixture, hay varios conjuntos que vuelven a ser parte del máximo evento a nivel futbolístico, entre los cuales se encuentra Marruecos y Senegal, este último participará por segunda vez en su historia, anteriormente en Corea – Japón 2002. Por otra parte, se encuentra Islandia, país que jugará por primera vez.

 Ya sea por varios años sin formar parte de un Mundial o por ser debutante, en cada país repercutió de distinta manera, sobre todo en su gente. Por el lado de Perú, el día siguiente a la clasificación fue decretado feriado nacional y sus hinchas lo celebraron a lo grande, por supuesto que con el aperitivo de todo festejo, el alcohol. Producto de eso, varios simpatizantes dejaron varias postales que fueron viralizadas en la redes en donde se encontraban durmiendo en la vía pública después del logro. Un dato curioso es que los peruanos estuvieron a punto de clasificar para México 86, pero con un agónico gol fue el mismo Gareca quien derrumbó la ilusión del pueblo incaico y clasificó, a la que a la postre sería, la selección campeona del mundo.

Egipto, tras ganarle agónicamente a Congo, pudo festejar luego de varias decepciones de no conseguir la clasificación a ediciones anteriores. Las calles del país fueron revolucionadas por un montón de hinchas, los mismos se acercaban a los distintos puntos  de concentración en diversos medios de transporte. En la capital, más específicamente El Cairo, un helicóptero militar tiró desde arriba banderas a los fanáticos que se encontraban en la plaza Tahrir. También se difundieron videos de personas al borde de la locura, gritando y llorando de emoción tras volver a la cita mundialista posteriormente de varios años de ausencia.

Por el lado del país nórdico, será su primera participación en un evento de tal magnitud. En la anterior edición ( Brasil 2014) se quedó en la puerta, quedó segundo en su grupo, pero no pudo superar a Croacia en el repechaje (cayó 2-0 en el global). En la última edición de la Euro bajó a un gigante del fútbol como lo es Inglaterra para abrirse paso entre los ocho mejores del continente, lo que ilusionó a los poco más de 300 mil habitantes que tiene el país con que esta podía ser por fin su primera participación mundialista. Y así fue, el 9 de noviembre quedará marcado a fuego en la historia deportiva Islandesa. Superaron por 2-0 a la débil selección de  Kosovo y se desató la fiesta. Los jugadores celebraron dentro del campo de juego y los hinchas en las tribunas con el tradicional aplauso vikingo, lo que se replicó en las calles, donde más de 40 mil hinchas se plegaron al festejo.

 Por ahí la historia más resonante de cara a este mundial sea la de Senegal, para dar más precisiones la de su manera de clasificar a Rusia 2018. Quizás pocos recuerden el bochornoso partido en el que Sudáfrica venció a los senegalés por dos tantos contra uno en Noviembre del 2016. Luego de constatar que el árbitro ghanés del encuentro había actuado “contraviniendo la ética” y de tal manera influyendo en el resultado final( cobró un penal inexistente a favor de Sudafricá), la FIFA decidió, además de sancionar de manera perpetua al colegiado repetir el encuentro entre ambas selecciones. En esta ocasión Senegal no dejó pasar la oportunidad y se impuso 2 a 0 a los sudafricanos en Polakwane, para lograr por segunda vez en la historia la clasificación a una Copa del Mundo. La celebración tuvo lugar en Dakar, capital del país, donde luego de volver a derrotar al seleccionado Sudafricano, esta vez por dos tantos contra uno, se desató el festejo de todo el puedo senegales.

Juan Francisco Botta (@juanbottaa) y Juan Manuel Jarupkin (@juanjarupkin),  2do. A TM