La pelea de “Pepo”

Rubén Darío Castiñeiras el ex cantante de “Los Gedes” y actual cantante de la agrupación “El Pepo y La Super Banda Gedienta” tiene un round por día, en una pelea que parece nunca acabar. 

Resultado de imagen para se caso el pepo

Rubén Darío Castiñeiras y Josefina Cuneo sellaron su amor el miércoles 29 de octubre de 2016 en Buenos Aires.

  • ¿Cómo comenzó esta historia?

Esta historia comienza aproximadamente en el año 2001, un año imborrable en la historia Argentina. Aparejado de una crisis la gente de los barrios se juntaba para poder expresarse a través de la música, gastando lo poco que tenían en los instrumentos musicales. Rubén Darío Castiñeiras es de Zona Norte, partido de Tigre, uno de los ciento treinta y cinco de la provincia de Buenos Aires ubicada en la Argentina. De chico, Rubén jugó al fútbol en “Club Deportivo Tigre” donde se ganó el apodo “el pepo” por su parecido con el jugador de fútbol José Omar Reinaldi, más conocido como la “Pepona”.

Estuvo detenido por robos en el Complejo Penitenciario Federal II, ubicado en Marcos Paz y también en Ezeiza. Un establecimiento, que cuenta con 120 hectáreas y fue habilitado el 7 de diciembre de 1999.

Estando privado de su libertad, Rubén tuvo la posibilidad de hacer música, explica que le costó mucho el hecho de armar el taller. Cuando comenzaron tenían un teclado “Casio”, un timbal que tenía un tambor, una guitarra criolla que tuvieron que agujerear y desarmar para agregar un micrófono, hacer una conexión y simular el armado de una guitarra eléctrica. Estando detenido en el módulo 2, la gente se le acercaba para poder ser parte del grupo. Eran tantos los aspirantes que no podía integrarlos a todos, entonces se armó una especie de casting y formaron el grupo de música. Primero ensayaban en el colegio del módulo, después con ayuda de “La Dirección Nacional del Servicio Penitenciario Federal” pudieron seguir progresando.

Después de tres años de consumo de los seis que pasó en la cárcel, cuenta que al salir no tuvo necesidades económicas para robar. Tuvo lo justo y necesario para sentirse feliz. Su vida se equilibro se casó con Josefina Cuneo, el miércoles 26 de octubre de 2016 y “prometió sentar cabeza” Posteriormente estrenó un documental de su vida dirigido por Cristian Jure y Juan Irigoyen,
donde explica que esta no es una oportunidad cualquiera, es la última oportunidad.

Hace aproximadamente tres semanas Josefina, mediante Instagram, describió el calvario que está viviendo en su convivencia con el cantante: “No voy a mentir más sobre la situación, ni a poner la cara, para que ustedes crean que existe un súper hombre rehabilitado y que supo aprovechar su oportunidad. No quiero ser más cómplice… El adicto es adicto toda la vida y ante cualquier tentación, es débil como cualquiera.”

En contestación a este mensaje, Rubén se refirió al tema en una entrevista exclusiva por América TV:“Lo que publicó Josefina fue un mensaje de amor desesperado ante un par de situaciones en las que yo cometí errores, no pude poner en palabras lo que me estaba pasando, me confié, dejé un montón de puertas abiertas a cosas que no tendría que haber dejado abiertas y lo que yo tanto recalco siempre es que había aprendido a decir, no gracias a determinadas situaciones, no lo dije y creo que a ese entorno se refirió Josefina cuando reclamaba un bienestar para su marido”.

Además aclaró de quienes son los que lo acompañan en este difícil momento: “Tengo el acompañamiento de toda mi familia, mi familia siempre sabe que doy la cara, que le pongo el pecho a las situaciones y que como todo guerrero no me rindo”. A pesar de no considerarse un ejemplo para los demás,
sabe muy bien que como muchos afirman, salir vivo de una cárcel no es fácil,como tampoco rehacer la vida luego de la experiencia vivida. Sus propias palabras reflejan una realidad que interpela a la sociedad, “He visto chicos que se negaban a gozar de la libertad condicional porque no tenían que hacer en la calle. Ahí, en el penal tenían un plato de comida, un techo por lo menos. Es desesperante ver que un pibe no se quiere ir en libertad”. Para ” Pepo ” esta no es una oportunidad cualquiera, es “La última oportunidad”, así presenta con su voz su propio documental.