Arabia y Egipto buscan hacer historia

Seleccionado egipcio

Sin dudas, las clasificaciones de Arabia Saudita y Egipto al Mundial de Rusia 2018, fueron sorpresivas para el ambiente del fútbol. Esto se debe a que no son equipos que cuenten con una gran historia mundialista, pero de la mano de sus figuras lograron clasificarse a la cita futbolística más importante del mundo.

ARABIA SAUDITA:

Seleccionado arabe

Por parte del equipo árabe, se puede decir que tuvo un camino más accesible que Egipto, pero esto no desmerece su logro. Los “Verdes” consiguieron veinte puntos en ocho partidos, encuentros en los cuales estuvo invicto con seis victorias y dos empates. En la fase de grupos, el conjunto asiático debió enfrentarse con Emiratos Árabes Unidos, Malasia, Timor Oriental y Palestina. Arabia Saudita finalizó la fase de grupos en el primer puesto, con 28 goles a favor y tan solo 4 en contra y con resultados abultados, como el 10-0 ante Timor Oriental o el 6-0 a Malasia. En la segunda ronda, sus rivales fueron Japón, Australia, Emiratos Árabes Unidos, Irak y Tailandia. Aquí, Arabia Saudita se ubicó en el segundo lugar, detrás de Japón, consiguiendo así la clasificación directa al Mundial de Rusia.

Tras doce años sin participar de una Copa del Mundo (Su última participación fue en Alemania 2006), El conjunto árabe buscará dejar su huella de la mano de su máxima figura (Mohammed Al Sahlawi) y superar lo hecho en Estados Unidos 1994, donde la selección llegó hasta los octavos de final de la competencia.

Arabia Saudita participará del Grupo A junto a Rusia, Egipto y Uruguay. Sin dudas, los árabes serán la “Cenicienta” de dicho grupo e intentarán dar el batacazo en su quinta participación mundialista.

EGIPTO:

Seleccionado egipcio

Del lado de los africanos, la historia es un poco diferente. Uganda, Ghana y la República Democrática del Congo fueron sus rivales de grupo en la tercera fase de las eliminatorias africanas. Está claro que el máximo favorito entre esas selecciones era Ghana, pero los egipcios lograron cambiar los pronósticos con cuatro victorias, un empate y una derrota en seis partidos, sumando así trece puntos, cuatro más que Uganda, su sorpresivo perseguidor.

Sin lugar a dudas, la historia mundialista de Egipto no es la más deseada. Su última participación en una Copa del Mundo fue en Italia 1990, donde quedo eliminado en la fase de grupos tras competir con Inglaterra, Irlanda y los Países Bajos. Su anterior aparición fue en el Mundial de Italia 1934, es decir que durante 56 años, la selección egipcia no participó de dicho evento. Esta vez, la espera fue menor. Bajo las órdenes de su entrenador argentino, Héctor Cúper (dirigió a la selección de Georgia entre 2008 y 2009), Egipto logro clasificarse a Rusia 2018, donde compartirá grupo con Rusia, Uruguay y Arabia Saudita.

Entre sus máximas figuras se encuentra Mohamed Salah, actual jugador del Liverpool y que está teniendo el mejor momento de su carrera. Salah fue quien le dio el agónico gol de la clasificación a su selección, convirtiéndose en un héroe para toda su gente. Otro de sus jugadores claves es Mohamed Elneny, quien actualmente viste los colores del Arsenal y juega de mediocampista. Por último, Ahmed El Mohamady. Puede jugar de lateral derecho o de mediocampista, tuvo un paso por el Hull City y actualmente juega para el Aston Villa, de la segunda división inglesa.

Con un duro camino por delante, “Los Faraones” intentarán repetir lo hecho en las Eliminatorias africanas y superar la fase de grupos.

Más allá del resultado, ambas selecciones se metieron en la gran historia del fútbol. Por delante tendrán una tarea difícil, pero no imposible.

Juan Bautista Sanseverino, Lucas Soria, Gabriela Zalazar 2°A