La crisis en los supermercados

Desde el año pasado los supermercados en la Argentina vienen atravesando una fuerte crisis; para este año se calcula que más de un establecimiento deberá cerrar sus tiendas por las caídas en las ventas

Disco y Vea, cadenas de hipermercados que pertenecen al grupo Cencosud, dieron las primeras señales de la debacle de sus unidades de negocio. Disco decidió cerrar las sucursales Moreno y Castelar. Y Vea cerrará el supermercado de la localidad de Merlo.

Una de las razones que dan es la caída en las ventas,  y la otra es la suba de los alquileres de los locales, que se triplicó.

La empresa estadounidense Walmart estaría evaluando directamente el cierre de uno de sus locales, el de la Autopista Buenos Aires – La Plata, a la altura de Sarandí.  El ejecutivo de la cámara alimenticia Copal aseguró: ” El problema que tienen es el derrumbe del consumo y lo caras que están las locaciones”.

La filial argentina de la multinacional francesa de supermercados, Carrefour, protagoniza también un fuerte plan de ajuste: tienen un total de 585 sucursales en todo el país, con 20.000 empleados en la Argentina. Con la caída del consumo como factor clave, cerrarán diez sucursales. Entre las primeras de las lista están los supermercados de Ituzaingó, Villa Tesei y Moreno en el conurbano bonaerense, además de otros que se encuentran en Capital Federal y en el interior del país.

La multinacional francesa llego al país en 1982, creció y se multiplicó por todo el país. Los supermercados ascendieron a híper en la década del 90.

Las causas de esta crisis, según los franceses, son la reducción del consumo, la inflación y el aumento de las tarifas. Carrefour cerró en 2016 algunos de sus locales “Market” y abrió en simultáneo otra versión “express”, adaptándose a la nueva realidad económica y de consumo de los argentinos.

Carrefour ya prescindió de 800 trabajadores entre 2016 y 2017 y estaría atravesando una etapa de crisis de facturación y recortaría el 15 % de total de su planta de 20.000 empleados.

La suba de los precios de los alimentos, de las tarifas y una inflación de más del 15% hace que los argentinos adopten otras medidas a la hora de elegir dónde hacer las compras; muchos han cambiado su hábito de consumo y eligen hacer sus compras en mercados mayoristas.

Hoy, muchos ya no eligen productos de primera marca sino otros de precios asequibles a sus bolsillos, y no faltan quienes optan por comprar en los  supermercados chinos, donde encuentran precios más bajos.

La Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicio se refirió a las posibles consecuencias del procedimiento preventivo de crisis que presentó la cadena de supermercados ante el Ministerio de Trabajo. El subsecretario de asuntos internacionales de la entidad, Mariano Amado, dijo que “se pueden perder 2.700 puestos de trabajo en todo el país”.

Ante esta crisis, el presidente de la nación habló acerca de la situación complicada que se encuentran  los supermercados. El presidente Mauricio Macri, en una entrevista para el diario ABC de España, manifestó: “Estamos trabajando para eludir la evasión de cadenas, ligadas a supermercados chinos, que son una competencia desleal y atentan contra el estado”.

Miguel Calvete, presidente de la Federación Argentina de supermercados chinos, dijo: “Macri ha sido informado con ligereza y las declaraciones que hizo son desafortunadas, no podemos poner a todos en una misma bolsa”.

Según datos oficiales del INDEC, el empleo registrado en los supermercados cayó cerca de un 10% en los últimos tres años. En 2015 el empleo en este sector cayó un 4,4%, en 2016 y la cantidad de trabajadores bajó un 2% y en 2017, un 3,5%.

Ana María Chipana