¿El último viento del “Huracán”?

Omar Narváez, con una carrera brillante y a sus 42 años, luego de la derrota por puntos frente al sudafricano Zolani Tete, sembró en todos la duda sobre si pudo haber sido el final de su carrera boxística.

 

Sobre el Huracán de Trelew que supo participar de dos Juegos Olímpicos (Atlanta 1996 y Sídney 2000) y un Panamericano en el año 1999, donde se consagró campeón en su categoría, se puede decir que se está despidiendo del boxeo. Poco quedó de ese campeón que supo retener el título mundial mosca de la OMB en 16 ocasiones, siendo el único boxeador argentino que logró tantas defensas satisfactorias de un título mundial, superando al histórico Carlos Monzón.

Decimos poco porque en su última pelea fue superado ampliamente por el sudafricano Zolani Tete; se vio a un Narváez con pocas ideas y dubitativo para encarar la victoria. Es verdad que le llevaba diez años a su rival, pero más allá de eso, no se desplegó la velocidad y la inteligencia que demostró a lo largo de su carrera; todo eso hace creer que el final se acerca.

El Huracán se consagró por primera vez en la categoría Mosca en el año 2002 cuando venció por puntos al nicaragüense Adonis Rivas. Allí comenzó su larga racha de éxitos, defendiendo el título contra boxeadores de poco nivel. Un ejemplo fue el francés Brahim Asloum; Narváez salió victorioso en París en el año 2007, no importó ser visitante, ya que ganó por decisión unánime, sin dejarle dudas al jurado ni al público.

El 7 de febrero del 2009 es una fecha histórica para él, ya que ese día logró batir el récord que había dejado la leyenda del boxeo nacional Carlos Monzón. Tras una pelea contra un oponente estadounidense llamado Rayonta Whitfield, este combate fue en el polideportivo de Puerto Madryn, en el cual “El Huracán” se lució y venció ampliamente por puntos. Cabe resaltar que esos fueron años dorados para el púgil chubutense, y tal es así que en 2010 la Fundación Konex le otorgó el premio Konex de Platino al mejor boxeador de la década en la Argentina.

En ese mismo año ganó el campeonato Supermosca contra Everth Briceño. Fue un desafío, porque se tuvo que medir en una categoría más pesada a la que era habitual para él, y en sus intentos de subir de peso sufrió un tropezón contra Nonito Donaire por el título mundial de la categoría Gallo, en una pelea en la que Narváez no demostró un buen boxeo, sin buenas apariciones y con muy poca efectividad; muchos comparan la pelea contra Donaire con la ultima ante Tete, por la mala actuación del chubutense.

En cuatro años “El Huracán” defendió 10 veces el título Supermosca, y así batió un nuevo récord, ya que es el único boxeador en la historia que defendió exitosamente en diez ocasiones el título de dos categorías. Narváez estaba en un muy buen momento, en el año 2014 protagonizo tres encuentros. El 17 de mayo ante el mexicano Antonio García; el combate tuvo lugar en la ciudad de Córdoba, en esa pelea logró triunfar por nocaut en el cuarto round. La otra contienda fue el 19 de septiembre, nuevamente contra un mexicano en la ciudad de Córdoba; en esta ocasión contra Felipe Orocuta; Narváez volvió a triunfar, esta vez por puntos. Y en la última, muchos hablaron de exceso de confianza, a tres meses de su última pelea, el 30 de diciembre, perdió su corona Supermosca en Tokio contra el japonés Naoya Inoue por nocaut en el segundo round.

Luego de esa derrota el mundo del boxeo pensó que “El Huracán” ya no soplaba, y sin embargo pudo resurgir y dar cátedra de boxeo ante el venezolano Jesús Vargas, derrotándolo por nocaut técnico en el octavo round y ganando el titulo mundial gallo de la FIB. Hoy, luego de su última pelea, la ilusión es que Narváez vuelva a subirse al ring, pero la verdad es que la edad no ayuda y en su última pelea demostró un nivel muy bajo. La decisión la tiene Narváez y en estos días se conocerá.

Escrita por: Dario Bonin, Ivan Furman, Germán Roca.