Al Pacino, en un film con historia y actualidad

Un nuevo trabajo para el exitoso actor

Al Pacino será el protagonista de “Paterno”, un film basado en hechos reales. La película llega en el mes de abril a la televisión, de la mano de HBO y trata sobre los abusos sexuales en el deporte, más precisamente en el fútbol americano universitario. Esto a los argentinos nos remite a los recientes casos de abusos a menores en varios clubes del fútbol de nuestro país.
El largometraje toma dos semanas en la vida del personaje durante 2010, justo antes de que se destape el escándalo.
Barry Levinson es el director, que fue ganador del Óscar por Rain Man, y va intercalando mientras sigue el desarrollo del escándalo, imágenes de Paterno (Al Pacino) en las que el entrenador se trata un tumor mientras recuerda los hechos que le tocaron vivir.
El principal acusado fue Jerry Sandusky, encargado en el equipo de coordinar la defensa, la película no tiene un desarrollo que permita meditar nada acerca de sus actitudes y atropellos. Simplemente es mostrado, pero parece no haber más espacio que para Paterno y para la periodista que había comenzado a tirar del hilo meses antes e investigó el asunto.
Sandusky abuso de todas sus víctimas gracias a Second Mile, una organización benéfica fundada por él mismo en 1977 para niños procedentes de hogares rotos y en riesgo de exclusión. De nada sirvieron los reproches de algunos afectados, ni las denuncias de sus familiares. Policías, ayudantes, fiscales, hasta Joe Paterno, todos colaboraron para ocultar unos rumores que en realidad eran hechos.
Todo salió a la luz el 4 de noviembre de 2011, cuando alguien subió los cargos presentados contra Sandusky a internet. No duraron demasiado, pero fue suficiente para que Sara Ganim, periodista de The Patriot News, pudiera contemplar las denuncias. Sara, que terminó ganando un Pullitzer a raíz de esto, es una periodista tenaz, y a los estadounidenses les gusta verse reflejados en estos docudramas basados en hechos de la vida real. Nadie la escucha al comienzo, pero persevera y, la verdad triunfa.
En el film el personaje de Al Pacino es Joseph Vincent Joe Paterno, uno de los mejores entrenadores del Penn State y de toda la Asociación Nacional Atlética Universitaria. Su historial está lleno de récords, premios y distinciones que van más allá del ámbito deportivo, uno de ellos es alcanzar ganar 409 partidos de manera consecutiva, pero a pesar de todo esto, vio como su estrella y su estatua, a la entrada del campo de juego de la Universidad de Pensilvania, se desmoronaba. Debido a su trayectoria, también fue considerado un gran educador y filántropo, entre otras cosas por sus contribuciones económicas a museos y bibliotecas o por ayudar en eventos benéficos para niños con cáncer. A pesar de ello, y por mucho que a sus aficionados les costará verlo, también fue culpable de encubrir uno de los casos más graves de la historia del deporte. En verdad, Paterno no abuso de ningún menor, sino que no dijo lo que vio, o lo que sabía.
Jerry Sandusky fue arrestado y acusado de abusar sexualmente de ocho niños, una cifra que aumentó hasta 45 a medida que avanzó la investigación.

Al Pacino reencarnando en Joe Paterno

En un principio, JoePa, como se lo conoce a Joe Paterno dentro del deporte, admitió escuchar las acusaciones contra Sandusky en 2001, momento en el que avisó a sus superiores. Sin embargo, como también aparece en la recreación de Levinson, el entrenador era consciente de dicho comportamiento desde 1976.
Según el diario Washington Post, el FBI concluyó que Paterno y gran parte de la directiva ocultaron los hechos en 2001 para evitar mala publicidad. El entrenador murió a sus 86 años por metástasis en el pulmón izquierdo dos meses y medio después de que se hiciera público el escándalo. De no haber sido así, probablemente también habría sido declarado culpable por encubrir actos de pedofilia.