Supo domar a la Tigresa

La Bonita Bermúdez dio el golpe ante la experimentada Acuña y se abre un futuro promisorio

La rosarina Daniela Bermúdez (54,200) conquistó los títulos Súper Gallo FIB y OMB, al vencer por puntos luego de 10 rounds, a la formoseña Marcela Acuña (54,800), en una pelea realizada el viernes por la noche en el Polideportivo Municipal de Hurlingham, en la provincia de Buenos Aires.

En un combate lleno de emociones, se enfrentaron estas dos eximias campeonas del boxeo argentino. En un rincón, la pionera, la “madre” de todas las “pupilas” nacionales, la que marcó el camino, la leyenda: la Tigresa Acuña. Por el otro, la que dejó de ser una promesa para convertirse en lo que es hoy, una de las boxeadoras más completas de nuestro país: la Bonita Bermúdez.

“Es un orgullo para mi poder pelear con ella porque es mi ídola”, dijo Daniela minutos antes de subir al ring. Y eso se vio reflejado en los primeros asaltos, en donde estuvo muy contenida y demasiado respetuosa de su rival. Mientras que Marcela (que hace unos años había declarado que la boxeadora que más le gustaba era Bermúdez), gracias al accionar de la rosarina y a sus años de experiencia y de combates, aprovechó para dominar el panorama y pareció encaminarse a una nueva victoria sin sobresaltos y a una nueva defensa de su título.

Pero todo esto cambió a partir del quinto round, cuando la retadora salió con todo, se plantó en el centro del ring, y comenzó a perderle el respeto mencionado y a tirar y conectar muchos más golpes hacia la humanidad de Acuña. A partir de allí, la pelea fue otra y la victoria quedó en manos de Bermúdez,  gracias a su actuación y a la decisión unánime del jurado, que la vieron ganadora por 97-93, 96-94 y 98-92. De esta manera, la Bonita se quedó con el cetro Súper Gallo de la FIB, que estaba en manos de la Tigresa, y el de la OMB, que se encontraba vacante, dada la deserción de la titular Amanda Serrano.

Si bien el fallo fue acertado, hubo dos jueces que reflejaron en sus tarjetas una victoria demasiado amplia. Esto pareció haber molestado a la ex campeona ya que, en un gesto antideportivo, se bajó del cuadrilátero una vez anunciado el fallo y sin saludar a su vencedora y flamante campeona. En contra partida, Daniela Bermúdez declaró: “Estoy muy orgullosa de haber peleado con una grande como ella, jamás lo imaginé. Va a seguir siendo mi ídola. Es la pionera de nosotras, sin ella no estaríamos acá”.

Queda la incógnita de saber si Daniela seguirá defendiendo su título en esta categoría o si volverá a su peso habitual.

Foto: TyC Sports.

Dario Bonnin, Ivan Furman, Germán Roca