¿De qué manera interpretamos el factor marihuana?

El origen de la Marihuana siempre se rodeó de métodos naturales para satisfacer las necesidades, donde la más primordial es la salud.

En épocas donde no había remedios se recurrían a las plantas curativas como por ejemplo el aloe vera, manzanilla, boldo, tilo, etc. entre ellas también aparece la planta de marihuana que en la actualidad tiene distintas maneras de interpretarse. También aparecen las visitas a curanderos donde el consumo de algún tipo de planta ya sea diluida, aspirada, fumada o masticada tenía cierta especialización en curanderos.

Remontándonos al antiguo Egipto y Grecia donde en tablas de arcilla encontraron sahumerios pero sin dudas es China el país donde se especula con más medicina herbolaría. Tal era el caso de los asirios que usaban la semilla del cannabis “Azallu” como remedio contra hinchazones, depresiones, impotencia, cálculos renales utilizados para embarazos de alto riesgo.

En América los registros más lejanos los tiene Sudamérica. En el Siglo XVI, las semillas de la planta llegaron a Brasil, por parte de esclavos africanos, usados en zonas rurales del noroeste. La mayoría de sus empleados con origen de Angola. Se utiliza en rituales religiosos populares, en el medio rural y al respecto de su uso gratifica dolores de muelas y dolores menstruales.

Algo que fue un antes y un después al respecto de la marihuana fue el Convenio de Ginebra en 1925 luego de que fuera decretada como estupefaciente ilegal junto con la heroína dentro de un grupo donde también pertenecían la cocaína y la morfina. Dicho convenio prohibió el negocio y aclaró su permisividad para usarla con fines médicos-terapéuticos y científicos. Hablamos de un antes y un después porque antes de esta medida el uso de la marihuana no tenía prohibición alguno y después comenzó con una lucha que hasta el día de hoy persiste en referencia a la legalización. Desde aquel entonces su uso encuentra respuestas en enfermedades como el SIDA, esclerosis múltiple, artrosis y tratamientos para pacientes como quimioterapéutico.

En Argentina los delitos por poseer marihuana aumentó durante las dictaduras militares que tuvo el país, dicho consumo volvió a tener su auge una vez terminados estos gobiernos. En 1989 la ley 23.737 estableció la pena de uno a seis años de prisión a aquel ciudadano que tenga en su poder cualquier derivado del cannabis, y de hasta dos años de prisión por una escasa cantidad, no obstante permitiendo el inequívoco uso personal.

Sin embargo en el año 2009 la Corte Suprema de Justicia de la Nación, declaró de manera inconstitucional el segundo párrafo de dicha ley, la cual penaba la tenencia para consumo personal y así poniendo una distancia entre un narcotraficante, buscando la manera de defender y no causarle peligro a un tercero.

Argentina, Colombia, Paraguay, Canadá junto con otros estados de E.E.U.U. dieron riendas al procedimiento para la legalización de derivados del cáñamo para usos medicinales y terapéuticos en cuanto Chile, Ecuador, Perú, Venezuela, Suiza y algunos estados de E.E.U.U. más Uruguay legalizaron el consumo para uso personal recreativo o social.

El 29 de Marzo de este año la cámara del Senado decretó en ley el uso del cannabis con fines netamente medicinales. Esta iniciativa que poco tiempo antes fue aprobada por diputados luego de una iniciativa por parte de madres de usuarios que veían necesario el uso de la sustancia para el tratamiento de sus hijos, idea promovida por Mama cultiva.

Pamela Vicente, madre y líder de Mama Cultiva habló de su experiencia con el aceite de cannabis “Yo conocí las propiedades del aceite de cannabis a principio del año pasado, por un problema. Nos empezamos a juntar con otras madres y creamos Mama Cultiva. No es difícil producir el aceite, hay que tener mínimas condiciones de higiene y ciertos cuidados, como estar en un ambiente aireado y usar electricidad y no gas como fuente de calor”, contó al respecto de los pasos que llevan para usar este procedimiento.

Juan Abal Medina fue uno de los impulsores de la votación al respecto de esto declaró que “este proyecto quiere acompañar a las madres y padres en búsqueda de aquellos tratamientos que mejoran la salud o colabores con el bien estar de sus hijos. El estado no puede ser indiferente ante ese dolor y esa búsqueda. Es importante que esa ley sea puesta en marcha de manera inmediata”.

Según la nueva ley votada, quienes se adhieran al programa del Ministerio de Salud tendrán acceso gratuito al aceite y algunos de sus derivados. Además se autorizó el cultivo de cannabis con fines de investigación científica solo para algunas instituciones.

Una producción especial de: Gonzalo Mendez, Jaime Gomez, Facundo Agrazar, Damian Francisco, Diego Papagno, Christian Sanchez