Los jóvenes que impulsan el retorno de la lectura

Cada vez son más los adolescentes que se suman al movimiento booktuber; además de subir videorreseñas de libros en youtube, han logrado crecer el interés de las personas por la lectura, y en las editoriales se habla del impacto en el consumo

Quizás sea uno de los fenómenos más novedosos de los últimos tiempos. Este movimiento lanzado por jóvenes amantes de los libros, sin dudas que ha cambiado el punto de vista de la lectura en la sociedad. En tiempos difíciles donde las redes sociales y la web se llevan toda la atención, los booktubers lograron ganar terreno como impulsores de la lectura como hobbie. La clave para estos chicos está en volver a sentir la pasión y adentrarse en el mundo en que cada libro brinda hoja tras hoja.

Así como hay ídolos en el contexto deportivo y héroes en el mundo de las películas, los escritores sin dudas son una figura trascendental para estos jóvenes lectores. Stephen King y su género de terror y suspenso, J.K. Rowling y George R.R Martin con sus apasionantes y adictivas historias de ciencia ficción y literatura fantástica, y Cassandra Clare con sus novelas atrapantes al estilo Fanfiction, son algunos de los escritores más exitosos de los últimos tiempos que surgen como figuras destacadas en el mundo Booktuber.

Este movimiento ha crecido de manera tal que en los eventos dedicados a los libros obtuvieron mayor recurrencia este año. La feria internacional del libro 2017 en La Rural fue indudablemente un festival con muchísima presencia de público durante las más de tres semanas que duró el evento. Las editoriales sostuvieron que el consumo en esos días fue mayor al de años anteriores. La saga de Juego de Tronos de George R.R Martin, Harry Potter de J.K Rowling, Maze Runner de James Dashner y varios títulos más -entre ellos IT y El Bazar de los Sueños de Stephen King- fueron los más solicitados a la hora de la compra de libros, tantos nuevos como usados.

Otra de las cosas en que se destaca en la cultura Booktuber tiene que ver con la organización y convocación que se realizan a través de blogs o redes sociales con el fin de que todos los lectores se junten a dialogar y realizar intercambio de opiniones acerca de los títulos que leyeron. Mediante esas reuniones muchos suelen recomendar sagas y autores, y también se da lugar para el balance y valoraciones de los mismos, tal y como lo hacen a través de sus canales en Youtube.

Pirámide Invertida pudo dialogar con integrantes de la comunidad y muchos de ellos coincidieron en que la idea principal es volver a incentivar la lectura, y que la gente retome aquellos libros que alguna vez comenzaron y con el tiempo los dejaron olvidados por la figura de las redes sociales. “Esta movida está dedicada a todos aquellos que son apasionados por los libros y forman parte de su vida cotidiana. Yo comencé este año a integrarme a las reuniones y la verdad que es algo tan sano y sensato que dan ganas de seguir asistiendo”, afirmó Tomás, joven de 18 años oriundo de Monte Grande.

“Es un universo totalmente tranquilo y entretenido. El mundo Booktuber nació por diversión de los lectores, y hoy en día es una herramienta de motivación para que muchos chicos entiendan la importancia de un libro y todo lo que se puede aprender de él”, remarcó Sofía de 21 años, estudiante de literatura en la UBA.

“La verdad es que con la aparición de estos chicos la venta creció consideradamente”, señaló Juan Carlos de 58 años, dueño de una pequeña librería ubicada en el centro de Monte Grande. “Los chicos generalmente vienen en busca de novelas o sagas relacionadas al suspenso y la literatura fantástica; pero de todas maneras los gustos son distintos y hay muchos tipos de géneros que llaman la atención de los clientes.También hay quienes buscan cómics o revistas específicas de colección, pero en relación a años anteriores se ve un grado de importancia mayor en los libros. Ahora por suerte los fines de semana tenemos bastante trabajo, cuando hace unos años atrás la cosa estaba difícil. Hay que destacar la labor de estos jóvenes que de alguna manera promueven la lectura”, concluyó.

Ignacio Quiroga