Julián Jato: “Fue un 2017 con muchas alegrías”

El gimnasta repasa su año y cuenta lo importante que es entrenar día a día al lado de Federico Molinari

Julián Jato tiene 16 años y afrontará el último torneo de su año calendario. Con excelentes resultados en los Juegos Panamericanos y Sudamericanos de Bolivia, el bonaerense continúa creciendo en la categoría junior. Una joven promesa que charló con Pirámide Invertida.

– ¿Qué sensaciones te produce tener de profesor a Federico Molinari?
– Es un orgullo muy grande trabajar con Fede y también una gran motivación. No es lo mismo tener un entrenador normal  que tener a un gimnasta olímpico y que aparte sea un deportista activo. Eso te ayuda también a mantenerte enfocado, a motivarte. Y con toda la experiencia que tiene, te puede trasmitir un montón de cosas que te ayudan muchísimo a la hora de aprender, de competir o de llevar también el deporte en la vida, que no es fácil. Todas las horas de entrenamiento y el hecho de tener que resignar cosas que son comunes en la adolescencia también es difícil y es una parte muy importante de todo esto.

– ¿Cómo repartís el tiempo entre la escuela y el deporte? 
– No es un impedimento. Trato de estar en donde puedo, con mi familia y amigos. A la mañana voy al colegio, a la tarde me queda un tiempo libre y después voy a entrenar unas tres horas y media. Termino agotado, pero al otro día me recupero. Con mis amigos, por ejemplo, salgo los sábados, pero cuando hay una competencia hay que centrarse bien en eso, que es lo más importante, y dejar lo demás un poco de lado.

– ¿Qué significó para vos este 2017 en el que lograste los éxitos en Bolivia, tanto en el Panamericano de Sucre como en el Sudamericano de Cochabamba?
– Este año fue muy bueno con los logros que obtuve en esos dos torneos, tanto a nivel individual como por equipos. Fue un 2016 con muchas alegrías, pero la que más rescato es la del Panamericano, en donde obtuve el oro en paralelas y sinceramente no me lo esperaba. Me sorprendió. Cuando uno va a esa clase de torneos se enfrenta con muchos más países, no solo de Sudamérica, y el hecho de estar parejo a la hora de competir, pelear mano a mano con atletas de Estados Unidos u otras potencias, me pone muy contento. Igualmente en el Sudamericano tampoco me esperaba ganar el All Around. Sí me esperaba estar entre los tres o cuatro de arriba, pero no el oro. Así que también fue una gran sorpresa, y grata por supuesto.

– ¿Cuál es tu sueño a nivel deportivo?
– Primero que nada práctico gimnasia porque me gusta desde chico, pero busco llegar lo más lejos que pueda. Lo mejor sería llegar a un Juego Olímpico o llegar al lugar o reconocimiento que tiene mi entrenador (Molinari) pero lo importante es ir de a poco, si bien todo lleva su tiempo creo que puedo llegar lejos, por ahora vengo bien, así que espero lo mejor en el futuro.

– ¿Qué significa la gimnasia en tu vida?
– Es un deporte que me gusta mucho y que ocupa la mayor parte de mi tiempo. Lo hago hace muchos años y forma parte de mi rutina. Es una disciplina que requiere mucha responsabilidad y concentración, día a día trato de mejorar para llegar lo más alto posible en las competencias que me toca afrontar.