Periodismo partidario: una difícil tarea

Para todos los periodistas que estén dentro del ambiente del futbol de ascenso nada es fácil, ya que tienen que viajar continuamente, solo unos pocos tienen remuneración económica y hasta en algunos casos los clubes le dificultan su trabajo

Si el ambiente de la primera categoría del fútbol argentino es complicado, que queda para el ascenso. Desde la B Nacional hasta el Federal B, los periodistas que trabajan en estas categorías tienen la difícil tarea de sobresalir enfrentando muchas adversidades que se presentan en el camino.

 En varios casos las dirigencias de los clubes e incluso las trabas de los entrenadores temporales de algunos equipos, dificultan aún más el trabajo del informador. Uno de ellos es el de Bernardo Itkin relator partidario de Juventud Unida de Gualeguaychú: “En 2004 comencé a seguir la campaña de Juventud por amor al relato. Al principio como era el único que seguía la actualidad del equipo, los dirigentes me dejaban viajar con el plantel gratuitamente. Sin embargo en 2006, con el cambio de entrenador y comisión directiva todo cambió y no me permitieron viajar más con el plantel. Ahí comenzaron las dificultades”, expresó.

 Tuve que coordinar en ese entonces con Radio del Mundo, que me pagaran la nafta de los viajes y yo me encargaba de los viáticos. Realmente fue muy difícil en su momento, porque no andaba bien económicamente y para colmo el subsidio del combustible duró poco. En un viaje a Lincoln tuvimos un inconveniente en la ruta y tuvimos que tomar otro camino gastando el doble. Cuando llevamos el ticket, en la radio me comunicaron que no iban a aportar más dinero”, contó el hombre de 52 años.

 De todas formas, los viajes y los lugares que recorrió le proporcionaron contactos con otros colegas con los cuales estableció relaciones y vínculos: “Viajando te vas cruzando con otros periodistas-relatores en las condiciones similares a las tuyas. Con muchos de ellos recurrimos a los ‘canjes’ de hoteles o pasajes de micros, vinculados a las publicidades que vendíamos en nuestros programas de radio, lo que nos facilitó un poco las cosas”.

 Asimismo, la colaboración entre los periodistas en varias ocasiones no alcanza para cubrir todos los gastos de la travesía, por lo cual a veces la trayectoria en el medio a veces termina siendo un salvoconducto: “En 2014, hubo un momento que estuve a punto de dejar de relatar ya que se me hacía insostenible solventarlo con mi propio dinero y también había perdido varias publicidades. Pero antes de que pudiera tomar la decisión final, Radio Máxima (principal de Gualeguaychú) me ofreció pagarme los viajes para que relate los partidos de Juventud, oferta que no pude rechazar. Es el día de hoy que todavía sigo allí, pero lamentablemente muchos colegas no tuvieron o no tienen la misma suerte que yo”, concluyó.

 El caso de Bernardo es uno de los tantos que abundan en todas las categorías del fútbol argentino, si bien, logró acomodarse con el tiempo para poder subsistir y hacer lo que lo apasiona, otros no lo logran por falta de recursos. Sin dudas es una problemática que lleva varias décadas instalada y que a excepción de unos pocos, el resto debe arreglárselas a su manera con el fin de acercarle al hincha de su club la información más reciente a pesar de todas las dificultadas que se presentan en el camino.

Juan Manuel Meza, Santiago Nicolás Carullo y Francisco Romero