Dibujen, maestros

Desde hace unos cuantos años, en Boedo, un grupo de artistas se dedica a pintar murales donde además de obras vistosas, se esconden diferentes hechos y momentos que se fueron dando en este barrio porteño de la Ciudad de Buenos Aires. Fútbol, rock, carnavales, tango, son algunas de las temáticas que visten los murales.

El Grupo Artístico de Boedo Roberto Arlt, nació en Febrero de 2012 con la intención de generar contenidos que rescaten la historia popular de la zona a través de diferentes representaciones artísticas mostrando el pasado y construyendo un futuro de expresiones culturales que realcen a este rincón del sur de la Capital Federal.

“Acá nadie cobra nada”, explicó uno de los referentes del Grupo Artístico. De hecho, la agrupación cuenta con el apoyo de los vecinos y demás personas que tengan ganas de trabajar. Asimismo, también son importantes las donaciones o pequeños aportes para la compra de materiales y demás productos que se utilizan para poder dejar las diferentes huellas en cada esquina o espacio elegido.

Todo surgió con la idea de un grupo de doce vecinos del barrio que se juntaron y desearon dejar una marca que hablara por sí sola. Lo que comenzó con una pintura de la murga y el carnaval, hoy se traduce en un centenar de obras distribuidas por calles, esquinas y huecos que estaban vacíos. Poco a poco, la gente se fue interesando por estas acciones.

Así, el Grupo Artístico empezó no solo a hacerse conocido en todo el barrio, sino que sobrepasó los límites y fue instaurándose en otras zonas. A su vez, tanto fue el “boom”, que se expandió a otros países como Uruguay y Brasil (donde también hay murales). Incluso, la movida llegó al Vaticano, donde la máxima autoridad de la Iglesia, Jorge Bergoglio, mandó las bendiciones y el reconocimiento a semejante trabajo.

El año pasado, la Legislatura porteña declaró de interés cultural el libro de muralistas que reúne casi la totalidad de los murales ya pintados. En su momento, Emilio Raposo Varela, legislador PRO y autor de la iniciativa, manifestó: “es importante que el arte urbano se valore”. A su vez, destacó el espíritu que se expresa en los murales y la dedicación que los autores le invocan a cada uno de sus obras.

Hace unos meses, después de cinco años de colorear el barrio, el Grupo Artístico llegó al mural N° 100. En el polideportivo Roberto Pando, se restauró una escena épica del combate de San Lorenzo, donde el recordado soldado Cabral le salvó la vida a José de San Martín. Una imagen parecida, decoraba las instalaciones del tan conmemorado Viejo Gasómetro. Finalmente, después de un arduo trabajo y horas de mucha dedicación, pudieron recuperar la pintura.

Los vecinos no sólo retratan momentos referidos a San Lorenzo de Almagro, club del cual muchos son hinchas aunque, sin dudas, los murales referidos al fútbol son bastantes, pero existen otros con distintos condimentos. Además de los homenajes a glorias como Sergio Villar, Héctor Scotta, Roberto Telch o Rodolfo Fischer, y pintar sobre momentos inolvidables como el penal de Ortigoza en la final de la Copa Libertadores, la marcha a Plaza de Mayo por la Ley de Restitución Histórica, o el viaje a Marruecos en busca de un sueño (ser campeones del mundo), también se encuentra la imagen de María Auxiliadora, el recuerdo de Pappo,  un homenaje a Roberto Arlt, y los murales referidos a la murga y al tango. En fin, ideas que van surgiendo y que de a poco se van poniendo en práctica.

¿Cuántos murales más se realizarán? Esa pregunta nadie la podrá responder con exactitud, todo dependerá de las ganas que tengan los vecinos en seguir dejando huellas a medida que vayan surgiendo ideas.

Foto: San Lorenzo de Almagro.

Por Aníbal Marcos Serial