El Metrobús, un ensayo urbano con balance positivo

El sistema de carriles exclusivo para colectivos acumula elogios y es un gran alivio para todas las personas que utilizan transporte público como para el que transita en automóvil particular por la calle

La implementación del Metrobús ha significado un gran acierto del gobierno de la Ciudad. El ahorro de tiempo en los viajes y la descongestión de tránsito en avenidas principales aparecen como los grandes beneficios para la comunidad. Se estima que con esta nueva modalidad de transporte público, la duración del recorrido disminuye en un 40%, según un dispositivo GPS que lleva cada autobús; sumado a eso, este sistema está pensado también para aquellas personas con discapacidad o mayores de edad, que circulan con coches de bebé o se encuentran embarazadas. Otro punto a favor es la reducción en el impacto ambiental que produce: se reducen aproximadamente 5.612 toneladas de emisión  de gases de efecto invernadero (GEI). Con siete corredores funcionando, la Red de Metrobús CABA alcanza los 62,5 km de extensión e involucra 91 líneas de colectivos.

Entre los metrobuses más destacados, aparece el que está ubicado en la avenida más emblemática de la ciudad: la Nueve de Julio. Se calcula que la implementación del sistema aquí, que cuenta con tres kilómetros de extensión y 17 estaciones, favorece a un promedio de 255.000 personas a diario. Sumado a esto, las paradas de los colectivos están equipadas con cámaras de seguridad, Wi-Fi y pantallas que brindan información. Debido a su excelencia, este metrobús fue galardonado con el premio al Mejor Logro de Transporte, entregado por el Foro de Transporte Internacional, y en el que competían proyectos provenientes de 57 países.

Por otro lado, en agosto de este año se instalaron 328 paneles solares sobre el techo de las estaciones Obelisco Sur y Norte. A su vez, el metrobús ha llegado a otras provincias, como Santa Fe, y está por ser construido en otras (Neuquén y Córdoba). Este año, además, se inauguró el metrobús en La Matanza y en Tres de Febrero, en el Gran Buenos Aires. En el primero, el sistema vial corre a lo largo de 16 kilómetros sobre la Ruta Nacional 3, desde González Catán, para luego llegar por la Avenida de Mayo a la estación Ramos Mejía, de la ex línea Sarmiento. Se cree que beneficia a unos 240 mil usuarios que toman habitualmente algunas de las 21 líneas de colectivos que transitan por esa ruta nacional. Su trayecto abarca las localidades de Ramos Mejía, Lomas del Mirador, San Justo, Isidro Casanova, Gregorio de Laferrere, González Catán y Virrey del Pino. El segundo se extiende desde Arroyo Morón, en el partido de Tres de Febrero, hasta la rotonda de la Ruta 4, en el partido de San Martín. Con una extensión de 3,4 km y a partir de nueva infraestructura, el Metrobús de Tres de Febrero mejora los tiempos y la calidad de viaje de 120 mil personas que usan todos los días las 7 líneas de colectivos que circulan por una de las principales vías de zona Oeste.

“La verdad es que el Metrobús fue una salvación para todos los trabajadores que venimos hasta el centro todos los días. Te ahorrás muchísimo más viaje y no hay quilombo con los autos. Antes tardaba maso menos 1 hora y 15 en colectivo desde mi casa a la facultad; ahora deben ser aproximadamente 45 minutos.”, confesó Verónica Álvarez, docente de psicología en la UBA. Lucas López, empleado en la estación Retiro, también brindó su punto de vista: “No sólo ayuda a que haya menos tránsito, sino que me parece que le da un toque más europeo al país, más organizado. Que la plataforma donde esperás el colectivo sea alta para que esté al mismo nivel del escalón para subir, me parece una de las mejores cosas, más que nada para los ancianos y discapacitados”. Sin dudas, este sistema ha sido una gran ayuda para el ciudadano argentino y seguirá creciendo a lo largo y ancho del país.

Sebastián Bezzerri, Cristian Seco y Santiago Scarabelli