Hagamos un trueque

En el año 1997, la final del torneo provincial salteño tuvo un par de condimentos extras: un robo y una toma de rehenes

Hace 20 años, en la final del torneo salteño de fútbol, se consagraba campeón Central Norte al ganarle a su clásico rival Juventud Antoniana  por 3-0 y ascender al, por aquel entonces, Torneo Argentino. Se dice que el partido fue un trámite para los Azabaches por la facilidad con la que le ganó al Santo antoniano, no obstante, a 5 minutos del final todo se tornó violento… la barra de Central desplegó una bandera gigante de color azul, blanco y marrón, era de “LA BARRA DEL NEGRO SIARES”, y fue robada la noche previa al partido por unas 20 personas desde la sede de Juventud. Sorprendidos, los hinchas del Santo al ver su trapo en la tribuna contraria, no tardaron en reaccionar y rápidamente comenzaron a arrojar innumerables cantidad de piedras y palos hacia las tribunas rivales y también dentro del campo, producto de ello, la final se terminó suspendiendo; del otro lado, los simpatizantes locales respondían de la misma manera. En total, una lluvia de palos y piedras por todos lados.

El partido ya había quedado en un segundo plano, la cancha unos minutos después ya era un campo de guerra repleto de barras de ambos clubes: por un lado, los locales festejando el campeonato y, además, el trofeo de más de 30 mts2.; y por el otro lado, los Santos -que de santos no tenían nada- enojados por el resultado del partido y furiosos por su trapo en la tribuna rival, agarraron a 4 hinchas de Central y se los llevaron como rehenes a su tribuna, uno fue liberado rápidamente por tener una criatura en brazos, fueron amables.

Como si nada hubiera pasado, los barras Santos corrieron más de 70 metros, casi de una tribuna a otra, con los “secuestrados” para negociar el cambio. ¿La Policía? Apareció 20 minutos después, cuando el campo de juego ya se había despejado un poco. Se dividieron en dos grupos: unos cuantos fueron por el trapo y otros por los rehenes.

Los secuestrados fueron liberados y recuperados sanos y salvos. La bandera también fue recuperada: un poco escrito con algunos agujeros y además orinada. Sin embargo, no fue entregada a los hinchas de Juventud, ya que había una denuncia de hurto, por ende, fue trasladada a la comisaría. Hoy central Norte se encuentra militando el torneo Federal B, mientras que Juventud permanece en la zona 4 del Federal A.

Facundo Sotelo