Vacaciones en Brasil: todo lo que hace falta saber para este verano

Año tras año, una legión de compatriotas planea sus vacaciones en las costas del país vecino en lugar de las locales; los principales destinos, precios y las distintas opciones de viaje

Cada vez más argentinos eligen las costas de Brasil como destino para las vacaciones de verano. Si bien la moneda, el real, tiene mayor valor que el peso argentino, los precios para veranear en el país vecino no varían demasiado con los de la costa argentina. El clima juega un papel muy importante.

Por ejemplo, para viajar desde Buenos Aires a Río de Janeiro, uno de los lugares más concurridos, Despegar.com cuenta con diversos paquetes de viaje + hospedaje. En este caso, para una familia tipo de 4 personas en la primera quincena de enero, los precios van desde $18.000 por persona, en un hotel de 3 estrellas o en pequeños apartamentos, hasta $30.000 o $40.000 en los hoteles más lujosos. Para la segunda quincena, los valores rondan los $20.000 por persona en los hoteles más elegidos por los usuarios. Para viajar durante el mes de febrero, si bien los costos son parecidos, se puede encontrar hospedajes entre $10.000 y $15.000.

Sin embargo, en los últimos años, los lugares más visitados por los argentinos se encuentran en el sur de Brasil: Florianópolis, Camboriú, Canasvieiras, Bombas y Bombinhas, etc. Esto es debido a que la gente cuenta con más opciones para viajar, en auto particular o en micro, ya que la mayoría de los vuelos hacia allí son muy costosos en temporada alta. Si hablamos de los micros o autobuses que salen desde Retiro, los mismos cuentan con un monto de $2600 a Florianópolis y $2700 a Camboriú, ciudades importantes y con gran movilidad. Además, los micros se detienen para comer y para realizar los trámites en la frontera, por lo que el viaje es bastante directo aunque insuma largas horas de viaje.

La opción más utilizada es el viaje en auto. Existen diferentes rutas para llegar al destino elegido; una de ellas, el camino por Paso de los Libres (Corrientes)-Uruguaiana (Brasil), que es la más corta. Al llegar a Porto Alegre, se toma la ruta BR-101 hacia la costa. Otra opción es cruzar la frontera desde Misiones, en la ciudad de Bernardo de Yrigoyen o desde la ciudad de Santo Tomé, Corrientes, hacia Sao Borja. Por último, el camino de Rivera, donde se debe ingresar a Uruguay y cruzar el paso fronterizo hacia la ciudad brasileña de Santana do Livramento. Es necesario tener tarjeta de débito o crédito y reales para pagar la nafta, los peajes, algún hospedaje para dormir por la noche y otros gastos. Las distancias hasta Florianópolis y Camboriú, desde Buenos Aires, son 1660 y 1730 km, respectivamente.

En diálogo con Pirámide Invertida, Liliana, de 49 años, una habitué de las costas de Brasil junto con sus hijos, contó: “La primera vez que fui a Brasil fue hace 4 años, a las playas de Bombinhas, que se encuentra entre las ciudades de Florianópolis y Camboriú, y me gustó tanto el clima, las playas, el agua, el trato y la atención por parte de la gente que ahora lo elijo siempre para vacacionar”. En las costas argentinas, los jóvenes dicen presente todos los años pero las familias prefieren la tranquilidad que les puede brindar la costa brasileña. “Mucha gente sigue eligiendo la costa argentina, pero los precios no van en relación a la atención y al servicio que te brindan. En relación con el tema del dinero, no hay precios exorbitantes o que cambien mucho respecto de lo que es en Argentina. Los pagos principales los realizo con tarjeta de débito, y alguna compra pequeña o los peajes, con reales”.

Sebastián Bezzerri, Santiago Scarabelli y Cristian Seco