Alrededor de 200 adolescentes participaron del 1° Festival Clave

La iniciativa consiste en la presentación de trabajos artísticos y tuvo lugar el Centro Cultural Recoleta. Surgió a partir de la necesidad de promover el arte en los jóvenes de 13 a 17 años.

Con la celebración del Festival Clave, una gran oportunidad se les presentó a muchos adolescentes que buscaban exponer sus obras o trabajos, ya que tuvieron la posibilidad de concurrir gratuitamente, con previa inscripción, y mostrarse ante un jurado formado por experimentados y laureados artistas y referentes como Lucía Puenzo,  Daniela Herrero, César González, Michelle Gentiles, Agustina Luz, Djs Pareja y Muphasa.

El festival está destinado netamente a la realización de actividades artísticas. Entre las disciplinas en las que se podían inscribir se encontraban Poesía, Fotografía, Escenario Libre, Visual Libre, Escritura libre, Rap, DJ, Solistas , Bandas y cortos.

En la etapa de inscripción, los postulantes únicamente se pudieron anotar en una sola categoría, debido a que idea de los organizadores del evento es que sean más los chicos y chicas que participen y se den a conocer.

Del Festival se esperaba que más de 200 personas se congregaran y que de este encuentro surjan cosas espectaculares; en otras palabras que se presentara “un escenario de las más diversas y disruptivas formas de expresar”, tal como lo afirmó horas previas a la celebración la página web del centro cultural porteño de la Recoleta.

El acontecimiento se llevó a cabo a partir de las 14 del sábado 8 y domingo 9 de octubre, concluyendo a las 20 horas. Se presentaron alrededor de 200 trabajos, elegidos entre más de 350 enviados por 500 jóvenes, la mayoría de Capital Federal y provincia de Buenos Aires. Hubo muestras de artes visuales, ciclos de lectura, kermes literaria y otras tantas actividades.

En lo que refiere a la continuidad del festival, los organizadores ya están trabajando en la planificación de la segunda edición. Aún no hay fechas estimativas y tampoco se dieron a conocer las modalidades de inscripción, pero se presume que será en similares términos a los de este año.

Ya concluido, la presentación de las obras funcionó como un espacio de recreación e intercambio cultural que enriqueció aún más a todos aquellos que se vieron involucrados. Además, sirvió a la mayoría de los presentes para continuar con su formación artística, aprender, desarrollar la creatividad al máximo y compartir con la comunidad sus sentimientos o pensamientos a través del arte.

Por Xavier Pla Cárdenas