Los Moyano, padre e hijo, enamorados del rugby

El rugby es el deporte con más jugadores federados en la Argentina. Es, sin dudas, el segundo o tercer deporte en importancia en el país y eso lo que demuestra especialmente Iván Moyano en esta entrevista con Pirámide Invertida.

Iván Moyano tiene 40 años y desde los 7 es jugador de rugby mientras que su hijo, Thiago Moyano de 14 años, es jugador desde hace dos. El amor que sienten por esta disciplina es grandísimo; “El deporte demanda de una gran hermandad”, afirma Thiago, mientras casi al unísono su padre ratifica “en este deporte tenés una gran inclusión para los chicos”.

Thiago es de un andar tímido pero protagonista dentro de la cancha. Es actualmente jugador del club G.E.I. (Gimnasia Esgrima de Ituzaingó) “Me gustan mucho Lavanini y Nico Sánchez pero me encantaría jugar como juega mi papá, ja”, dice el hijo de Iván que se muestra orgulloso de él.

-En tu hijo claramente la influencia la tuviste vos sobre el deporte, ¿pero vos cómo empezaste en esto o quién te llevó a entrenar por primera vez?

-Yo cada tanto pasaba por el Ateneo, que es un club que no existe más, y tenía un conocido en el club que me decía ‘che porque no venís a jugar al rugby’ y yo medio que le tenía miedo, además de que me pareía un deporte un poco bruto. Después, en la primaria, tenía un amigo de apellido Bureta y él me decía que estaba jugando en el club Caza, que en ese momento no estaba federado en la UAR pero si federado en el Ateneo y además me quedaba cerca de casa el club. Entonces fue cuando le dije a mi papá lo clásico: ‘Pa, yo quiero ir a jugar con mi amigo’. Me enganché en el club y fue algo inseparable hasta hoy.

¿Seguís compitiendo?

I.M.: -Sí, sigo jugando con los veteranos. En su momento tuve un tema complicado con la facultad, se me complicaba; más con la carrera que elegí, me demandaba muchas horas y en ese momento tuve que dejar el club. Lamentablemente más adelante dieron de baja el club, con ellos desaparecieron los deportes como el rugby, el hockey, lo cual fue una lástima porque dejás a un montón de pibes sin el club y sin el deporte.

-¿En qué posición jugas vos Thiago?

-Mi posición favorita es la de segunda línea y es donde juego actualmente.

-Si es que todavía no lo hicieron ¿se propusieron jugar algún partido con tu hijo?

-No, todavía no lo hicimos pero si lo vamos a hacer el mes que viene, en un partido del club informal pero para nosotros va a ser muy especial.

-Tu hijo te tiene agendado como “papá Creevy” ¿A qué se debe? ¿Te sentís representado en él?

-No, en el juego no me identifico tanto con él, sino que uno está excedido un poco en el peso y la comparación surge.

-¿Entonces el ‘apodo’ viene por ese lado?

-(Risas) Y, hoy el apodo viene por ahí y naturalmente uno del chico tiene más destreza, otro ritmo de juego el cual hoy el cuerpo no te lo permite ja.

-Ahí aparece un ítems interesante en este deporte, que es la gran inclusión que tiene; juega el morrudo de 110 kilos y el rapidito de 70 kilos..

-Y, eso es verdad. Hay puestos para el más ‘gordito’, otro para el más alto, el que es más chiquito o el flaco; tiene que ver también con que necesitamos más jugadores al tener muchos puestos, unos diferentes del otro, necesitás de muchas características en los chicos.

-El rugby en su mayoría es amateur en Argentina. ¿Qué aspiraciones tenés para tu hijo en este deporte en lo profesional?

-Eso, definitivamente, va a depender de él y del amor que le ponga al deporte. Él de por sí desde chico tiene signos de buenas jugadas y, para mí, y para mí se puede perfilar para un buen jugador. Obvio que dependerá de él y de la gente que lo ve a él.

-Vos lo marcabas; era un deporte peligroso, o quizás bruto, hoy en día siendo parte del deporte, ¿Que mensaje le darías a alguien que va a empezar en el deporte?

-_Thiago.: No, no es un deporte peligroso y sí es para alguien que tenga ganas.

I.M.: Pienso que es menos peligroso que el fútbol. Te lo explico: pienso que te barren y te pueden destruir una pierna o la rodilla. En el rugby básicamente hay que jugarlo sin miedo y hoy en día tenés un ambiente más seguro que antes y más dinámico.

-¿Que significa para vos hacer un try?

T.M.: – Es difícil de explicarlo. Es realmente único y además te sentís orgulloso de vos y de tu equipo, porque el try es cosa de equipo.

-¿Qué momento recordás del Mundial 2007? ¿Qué sensaciones te produjo esa medalla de bronce

-Se me caían las lágrimas porque yo a Los Pumas los sigo desde que tenía siete años y los vi perdiendo 104 a 3, pero siempre teníamos garra y empuje. Hoy verlos que son profesionales, verlos jugar y que pelean mano a mano con los mejores, es muy bueno.

Rodrigo Sarabia, 2°B, turno mañana.