«El básquet es una manera de desconectarme de todo»

El básquet es uno de los deportes más populares en la Argentina. Muchos jóvenes eligen practicarlo desde pequeños, convirtiéndose en verdaderos amantes de este deporte. Y como todo apasionado, pueden pasar horas viendo partidos por televisión. Es una realidad que, la mayoría de los argentinos apasionados con el básquetbol, son fanáticos de la National Basketball Association (NBA), la mejor liga del mundo, y lamentablemente no le dan importancia a la Liga Nacional. Ni hablar de las ligas amateurs, donde el dinero dice ausente a la hora de jugar. Allí, se juega realmente por amor a la camiseta. Pirámide Invertida tuvo la oportunidad de dialogar con Manuel Cotarelo, joven promesa del Burzaco FC, club que está pasando por el mejor momento de su historia, al haber ascendido al Torneo Federal, con una cuota de suerte: tras no poder clasificar a través del Final Four, debido a la dada de baja de varios clubes del Federal, consiguieron el ascenso directo.

Manuel tiene apenas 18 años, y juega en Burzaco desde los 6. Eligió el básquetbpl desde pequeño por una cuestión familiar, ya que su padre y su hermano mayor también lo hicieron. «Desde la primera vez que estuve en una cancha me di cuenta que eso me gustaba, y a medida que pasaba el tiempo, dejó de ser algo familiar y se convirtió en lo que más disfruto hacer hoy en día», relata.

-¿Qué es el básquetbol para vos?

-Si te lo tuviera que haber respondido hace un año o más, te diría que era prácticamente mi vida, en lo único que pensaba y lo que más hacía. Hoy, esa respuesta cambia, porque lo tomo más como una manera de desconectarme de todo; es saber que, durante ese rato que dure el entrenamiento, el partido o lo que sea, sólo voy a estar haciendo lo que más me gusta. Más que nada cuando se pasa mucho tiempo estudiando, como es en mi caso que estudio Ingeniería Civil en la UCA, uno necesita algo que lo despeje y lo saque de contexto por un momento, y creo que es lo que a mí me pasa actualmente con este deporte.

-¿Cómo te definirías como jugador?

-Si tuviera que hacer una visión objetiva de mi juego, puedo decir que tengo cierta habilidad para determinadas cosas, más que nada en la parte ofensiva, y considero que defensivamente no me destaco. Trato de ser lo más completo posible en mi juego y sumar lo que más puedo al equipo, y la mejor manera que encuentro para hacerlo es en la parte ofensiva, como dije anteriormente; me destaco mas por tirar o asistir que por otra cosa.

-¿Te ves reflejado en algún jugador profesional?

-Creo que siempre uno trata de parecerse a sus ídolos y fue lo que yo hice. Mi jugador referente, por lejos, es Manu Ginóbili, sobre todo por lo que transmite cuando juega y por todo lo que tuvo que afrontar para llegar a donde está hoy en día. De chico, lo veía jugar e intentaba imitar ciertos movimientos o jugadas, y actualmente lo sigo haciendo, sólo que pienso que con eso no alcanza sino que también hay que tener un estilo de juego propio. Eso es lo que intento dar siempre cuando estoy en la cancha, un estilo de juego original que salga de mí, sin dejar de lado las cosas que tomo tanto de Ginóbili como de otros jugadores.

-Al conseguir el ascenso al Torneo Federal, tu ídolo les mandó un saludo a través de un video. ¿Qué sentiste al verlo?

-Cuando me llegó el video, al principio no podía creerlo, fue impresionante. Escuchar a Manu felicitar a mi club, cuando no es ni por asomo un club grande, fue único. Sin dudas un incentivo muy bueno no sólo para mí sino también para todos los chicos jóvenes que están en el club o que tengan intenciones de venir.

-¿Cómo definirías el desempeño del equipo en este torneo en el que ascendieron?

-El desempeño del equipo respecto a otros torneos varió mucho, ya que para este plantel hubo algunos jugadores que se sumaron para dar una mano y que fueron de mucha ayuda. Claramente sin ellos hubiera sido muy difícil conseguirlo porque el nivel que se manejaba en ese torneo era muy alto. Creo que lo que también hay que aceptar es que hubo un pequeño factor suerte al final que se complementó con todo el trabajo previo, que para nada fue poco, y que ayudó a que se cumpliera el objetivo final.

 -¿Por qué no jugaste el primer partido en el Federal ante Lanús?

-Yo el Federal, por temas de la facultad y otras cuestiones personales, decidí que no iba a jugarlo, pero estuve al tanto del partido.

-¿Fue difícil esa decisión?

-Sí, más que nada por el hecho de que me hayan dado la oportunidad y me hayan tenido en cuenta. A uno nunca le gusta tener que decir que no a las cosas que le gustan hacer, y haber tenido que dar prioridad a algo para dejar apartado por un momento el deporte que amo, no fue fácil.

-¿Cómo lo ves al equipo hoy?

-Creo que necesitan tiempo para poder afianzarse bien como equipo y poder tener una buena química dentro de la cancha, ya que hubo muchos cambios dentro del plantel. Pero si consiguen eso, confío en que van a andar bien, porque algo que se conservó es esa experiencia que aportan determinados jugadores.

-¿Qué sentís por el Fobal?

-Después de pasar tanto tiempo en un mismo lugar y con la misma gente, se termina generando una relación muy fuerte. Eso es lo que me pasa a mí con el club. Básicamente pasé toda mi vida ahí, es un lugar en el que me encanta estar y que le tengo un cariño increíble. Me dio amigos, experiencias únicas y al fin y al cabo es el lugar donde pude crecer como jugador. Puedo decir que hoy en día es de los lugares donde más disfruto estar.

Renzo Desaunet, 2° B, turno mañana.