La responsabilidad de fiscalizar las elecciones

Charlamos con Belén, quien fue fiscal general en un colegio del partido de Avellaneda en representación de Unidad Ciudadana y nos contó como funciona el mecanismo.

El pasado domingo se llevaron a cabo en todo el territorio nacional las elecciones en las que se eligieron Senadores y Diputados Nacionales. Una vez más los ciudadanos argentinos dijeron presente en las urnas y cumplieron con su deber y derecho cívico.

En esta oportunidad pudimos conocer el trabajo que llevó a cabo Belén, quien fue fiscal general en un colegio del partido de Avellaneda

 

-Como abogada ¿Cuál es tu rol en las elecciones?

-La lista por la que voy, Unidad Ciudadana, en Avellaneda con poder de Fiscal General envía abogados a las escuelas por cualquier problema legal que pueda ocurrir en las mesas de votación entre los fiscales y demás personas de distintas fuerzas políticas o presidentes. Mismo en el momento de abrir las urnas con el Correo. Estamos ahí en los colegios y ante cualquier evento ponemos de nosotros lo que sabemos, la parte legal.

La prioridad es que la gente vote y las cosas salgan lo mejor posible.

 

-En las semanas previas ¿Dictas algún tipo de curso o charlas para quienes serán autoridades de mesa?

-Personalmente en las semanas previas doy cursos para fiscales, para mostrarles cómo fiscalizar, para que sepan qué cosas hacer y cuáles no.

Para explicarles bien la diferencia entre los votos nulos, blancos, impugnados, recurridos y demás. De eso se ocupa cada partido. Las semanas previas a las elecciones suelo dar mini cursos para las personas que vayan a fiscalizar para el partido.

 

-Teniendo en cuenta lo que sucedió en las PASO con el recuento de votos ¿Pensaste que podría volver a ocurrir?

-Después de lo que pasó en las PASO uno podía esperar cualquier cosa en esta elección y con la junta electoral que tenemos lamentablemente nunca se supo qué podía llegar a pasar; si iban a estar los resultados a tiempo o si iban a pasar la vergüenza que pasó en las PASO.

 

-¿Tuviste conocimiento de algún acontecimiento anormal en las elecciones, ya sea en el colegio que prestaste servicio o en algún otro?

-En una de las mesas que fiscalizaba en el colegio que me tocó estar, desapareció un telegrama que no estaba firmado, pero así y todo es un peligro por el hecho de que lo podían cambiar. En otros colegios, según me informaron colegas, hubo personas del PRO que se presentaron con papeles truchos para ser presidentes de mesa y quedaron demorados por la justicia. Algo que no se podía hacer antes y ahora sí se hace, es que los pocos fiscales que tenía el PRO, más allá de que les pagaban no eran de Avellaneda, venían de Capital. Lo más lógico es que cada fiscal fiscalice cerca de su domicilio.

Siempre pasa de boletas rotas o muchas que desaparecen.

 

-¿El resultado fue el esperado?

-El resulta nunca es el esperado si la fuerza política a la que apoyas no saca más votos que el opositor. Pero a nivel local se ganó y se ganó bien. La idea era superar diez votos de la PASO a ahora. Se hizo una elección fuerte en Avellaneda, ahora a seguir construyendo sobre las bases.

DAMIÁN DESBAT