Macarena Gandulfo: “En handball, podemos estar cerca de las grandes potencias”

La jugadora de las Garras habló con Pirámide Invertida y contó sobre sus inicios, los sucesos recientes de su vida deportiva y adelanto las metas que se proponen para el Mundial que se disputará en Diciembre.

Actualmente jugar en el exterior se hace muy difícil para una jugadora de handball, pero no es el caso de Macarena Gandulfo. Ya hace unos años que se encuentra jugando en España, hoy en Rincón Fertilidad Málaga. Maqui, como la llaman sus compañeras y sus amigos, comenzó a practicar dicho deporte a los 8 años y desde allí su pasión no para de crecer. Oriunda de Lanús, con 24 años, ha conseguido con la selección nacional tres medallas de plata (en los Juegos Sudamericanos Santiago 2014, en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 y en el Campeonato Panamericano Argentina 2017). Además de estas distinciones, tiene una medalla de bronce del Campeonato Panamericano 2015 disputado en Cuba y la participación nada más y nada menos del primer Juego Olímpico del seleccionado femenino de Handball.

Pirámide Invertida entrevistó a la actual jugadora de “La Garra”, quien repasó sus inicios, su experiencia en los Juegos de Río de Janeiro 2016, las metas para el próximo mundial que se disputará este año en Alemania y sobre el proyecto que se viene haciendo en torno al handball femenino.

-¿Cómo nació tu pasión por el handball?

-Yo creo que mi pasión por el handball fue creciendo con los años. Empece a jugar de chiquita en la escuelita de mi mamá del colegio Nuestra Señora del Carmen, donde me di cuenta que era el deporte que realmente me gustaba. Y fue mi mamá quien me contagió un poco su pasión. Luego de un año decidí federarme en un club y pasaron los años, me involucré y me gustaba cada vez más.

-Actualmente militás el equipo Rincón Fertilidad Málaga en España, ¿cómo es estar jugando en otro país ?

-Para mí, estar jugando en el exterior lo veo como un privilegio. En nuestro país no es posible poder  vivir del handball. Aquí en España, si bien no es profesional por completo como a diferencia de otros países, te permite poder dedicarte específicamente a este deporte. A veces se extraña mucho, la familia, la casa, los amigos, el club, pero competir en una liga extranjera te da experiencia y otro roce.

-¿Tenés algún referente como deportista ?

-Si, dentro de este deporte me gusta mucho Cristina Neagu (jugadora rumana) o Duda Amorim (brasilera). Y fuera del handball, Manu Ginóbili, que es un grande del deporte argentino.

-Luego de obtener la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015 y quedar como el mejor equipo posicionado del torneo continental ¿Cuáles fueron las sensaciones ?

-Ser plata en Toronto 2015 fue lo que nos dio el pase a Río 2016. Las sensaciones de ese día fueron pura felicidad y satisfacción de haberlo logrado. Habíamos cumplido el sueño de clasificar a unos Juegos Olímpicos por primera vez en la historia del handball femenino después de muchos años de esfuerzo y dedicación.

-¿Cómo fue la experiencia de estar en Río 2016?

-Inolvidable. Es muy difícil explicar con palabras lo que sentí durante los Juegos. Disfruté al máximo cada segundo, fue un sueño hecho realidad. Nos hubiese gustado haber podido ganado algún partido, pero sabíamos que era muy difícil, dimos todo para lograrlo. pero bueno ya estar ahí para todo el equipo fue realmente muy grande.

-A pesar de esos resultados, ¿te das cuenta que marcaron un antes y un después con su participación en los Juegos Olímpicos?

-Que el handball femenino participe de unos Juegos Olímpicos marcó un antes y un después para el deporte femenino en nuestro país, empezaron a a darse cuenta que también está bueno ver partidos de mujeres. En los clubes se vio un aumento de nenas en los equipos y nosotras empezamos a ser un referente para esas nenas que nos vieron por la tele jugar un juego olímpico.

-En diciembre van a disputar el Mundial en Alemania. ¿Qué meta se propusieron ?

-El Mundial va a estar muy difícil. En la zona nos tocaron grandes equipos campeones o subcampeones del mundo donde son muy superiores a nosotras lamentablemente. Pero nuestras metas es lograr un buen juego, poder hacer lo mejor que sabemos cada partido, y aprovechar los errores de los grandes a ver si podemos lograr alguna victoria.

-El proyecto de La Garra viene creciendo año a año. ¿Qué crees que falta para seguir mejorando?

-Creo que una forma de seguir creciendo es apostar por nosotras, seguir haciendo giras y seguir teniendo roce internacional. En la competencia local, intentar que haya cada vez mejor y más competencia. Y si alguna tiene la posibilidad de vivir la experiencia de poder jugar en el exterior que la aproveche, se crece y se viven otras cosas que te hacen ser mejor jugadora.

-Y de ser asi, ¿se podrán acercarse más a las grandes potencias?

-Claro. Se necesita un poco de todos lados para poder seguir creciendo. Pero si se hace un trabajo serio y a futuro, no tengo dudas que podemos estar cerca de las grandes potencias.

 

Federico Bocchio, 2° B, turno mañana.