Ariel Córdoba: «Siempre el capitán debe dar el ejemplo»

Ariel Córdoba, actual jugador de la UAI Urquiza con paso en inferiores por Boca Juniors, recibe a Pirámide Invertida desde su trabajo como repositor en la empresa BioSystems para realizar una charla sobre el recorrido de su etapa dentro de este deporte.

Ariel Córdoba, dando una indicación con pelota en mano en uno de sus partidos con la UAI

Ariel Córdoba es el base de equipo de básquetbol de UAI Urquiza. Tiene 37 años y le cuenta a Pirámide Invertida que si «la pelota naranja no se cruzaba en mi camino, hubiera sido bajista de alguna banda porque me encanta la música», luego trazó su recorrido basquetbolístico comentando sus inicios en Boca Juniors desde los 6 años y confesó que, antes de dedicarse al básquet, se había iniciado en el fútbol pero viendo que su hermano desarrollaba su potencial en el básquet, decidió seguir sus pasos para sumarse al club de azul y oro.

Tras pasos por inferiores y un esporádico camino en el plantel superior más los recorridos en Ciudad, Platense o GEBA, fue el club de Villa Lynch -el cual ejerce su localía en el Club Villa Mitre, institución del barrio porteño de Villa del Parque- el que le abrió las puertas a una etapa que aún sigue vigente y que tiene la particularidad que su participación en la misma se produce gracias a Leandro Martínez, quien hoy es el coordinador de básquet del “Furgón”, y con quien compartió juveniles en Boca. Fue esta persona, quien desde aquella invitación a jugar «solamente» un torneo universitario, lo insertó al equipo en el que se mantiene hasta hoy. Además, admitió que sus ídolos actuales de este deporte son Facundo Campazzo e Isaiah Thomas -nuevo jugador de los Cleveland Cavaliers-, jugadores que lo identifican por su posición dentro de la cancha pero sin olvidarse de Miguel Cortijo, su mayor exponente.

-¿Qué es lo que te permite seguir por varios años en el club?

-Estoy acá desde el 2009, ya van 8 años, básicamente fue porque dentro del equipo se gestó un buen grupo humano y eso nos ayudó. Este club te da todo, la verdad que es ir, jugar, tenés las condiciones dadas como para que te concentres en jugar.

-¿Hace cuánto que sos capitán de este equipo? ¿Sentís un peso adicional a la hora de ejercer esta función?

-Es un orgullo que me sigan eligiendo como capitán y esto es algo que viene surgiendo desde que llegué a la institución y cuando este mismo se profesionalizó ingresando en la competencia metropolitana de Capital Federal. Siempre el capitán debe dar el ejemplo, cuando es un poco más grande que el resto y luego uno ve lo que hacen los más chicos y tiene que tener siempre cuidado. No sé si llamarlo peso, pero toda actitud positiva a la hora de alentar (cuando no se juega, ahí en el banco) o cuando me toca jugar, eso lo ven los más chicos y siempre es el capitán el que debe estar expectante y atento a lo que sucede al equipo en general.

-¿Te preocupás por lo que sucede en la etapa de inferiores?

-Si, me preocupo más por ello que lo que hago, los he ido a ver a los chicos. Este año fue en una sola oportunidad por cuestiones de tiempo, no lo estoy haciendo como me gustaría. Sí tengo diálogo con los chicos que vienen a entrenar con nosotros que son juveniles y estoy bastante al tanto de los que les pasa y demás. Me gustaría tener un mayor contacto con ellos y con los más chicos.

Si bien no pudo conquistar ningún título con la institución, Córdoba reconoció que los ascensos con la UAI en 2012 -de la división D a la C-, 2013 -desde la C a la B- y el de 2015 a la Primera División son los logros que mayormente resaltan en su carrera; aunque a la hora de elegir uno, optó por el de hace dos años: «El de 2015 considero que fue el más festejado por cómo lo ganamos, en el Final Four. También admito que tuvimos un gran año además de una gran performance y unión como equipo, eso sin duda, fue un condimento más para lo que fue la llegada a la Primera».

En cuanto a la participación del plantel dentro de la Copa de Oro, Zona Centro, torneo organizado por la Federación de Básquet Área Metropolitana (FEBAMBA), Córdoba reconoció que el equipo «cambió su fisonomía y, a mi manera de entender, su estilo de juego. No tanto de transición sino mayormente de estabilidad, estabilizar el juego por las características de los jugadores lo cual no es mejor ni peor». Además, agregó que «estamos expectantes porque en esta ronda hemos perdido solamente tres partidos; vamos a ver, creo que no hay un candidato definido; la zona es muy pareja, de hecho, creo que cualquiera puede quedarse con la misma y veremos como nos tocan los cruces para poder aspirar y poder ganar la Copa de Oro».

-¿Creés que merecen un poco más de difusión de este torneo? 

-Me parece que sí, de hecho hay canales como Deportv que transmiten los Pre Federales que son una división más alta que la nuestra o el Federal. Creo que debería una mayor publicidad para la que la gente se acerque más a la cancha. De hecho la UAI, tiene la “virtud” de no cobrar entrada en los partidos de local y los rivales no hacen lo mismo, por ahí eso lo hace más accesible. Me gustaría que a cada uno –además de nosotros- que se presente se le diera una mayor pauta como para que concurran más familiares o amigos.

-¿Qué opinión te merece la Selección argentina ahora que transita la nueva etapa post Generación Dorada?

-Yo creo que ha habido un cambio generacional bastante paulatino, durante un tiempo para mí no hubo jugadores que estén a la altura de la Selección, pero ahora parece que se están adaptando e intentando llegar a la misma y por eso es que están jugando; no porque se hayan ido los otros, sino que porque los que estaban antes, para mi punto de vista, no estaban al nivel de la Generación Dorada. Pero de a poco se está ejerciendo el cambio y para bien, de manera positiva.

Ignacio Bocchio, 2º»B», Turno Mañana