La inseguridad crece en el Gran Buenos Aires

Dia tras día, cientos de habitantes se ven afectados por la ola de robos en el conurbano bonaerense y alrededores; los vecinos denuncian que hay zonas liberadas y acusan complicidad por parte de la policía

La incertidumbre sobre los hechos delictivos que se extienden a lo largo y ancho del Gran Buenos Aires es el foco de atención que intenta revertir el gobierno de la provincia. En los últimos meses, varias consultoras especializadas en estadísticas de seguridad arrojaron fuertes números que denuncian el problema. Los distritos de Lomas de Zamora, La Matanza y Florencio Varela son algunos de los puntos más peligrosos, aunque hoy en día no se salva ninguno.

Lo más común es el robo de celulares, de autos, motos e incluso que los delincuentes entren dentro de las casas. Solamente un tercio de los hechos de delincuencia son denunciados en la policía, que muchas veces es acusada de complicidad.

Pirámide Invertida tuvo la posibilidad de hablar con gente que vive en las zonas más afectadas. “Es una vergüenza, cada día siento que es peor, uno sale de la casa sin saber si va a volver. Y si tenés uniforme de colegio ni te digo, te fichan a la salida y no podés hacer nada”, afirmó una adolescente de un colegio privado de Lomas de Zamora.

“A mí en menos de un año me robaron tres celulares, el auto, e intentaron entrar a mi casa; por suerte no pudieron. Da miedo ya estar incluso sola dentro de su hogar”, sostuvo Silvina, vecina de San Justo. “El otro día estaba en la calle y un chico de no mas de 13 años me quiso arrebatar el celular. Es una locura esto, el intendente se preocupa nomas por arreglar las calles, pero con esto se ve que no encuentra solución”, dijo Ricardo, vecino que vive en 25 de mayo y Rangugni, pleno centro de Lanús.

Son algunos testimonios de los vecinos, que día a día viven con temor a la inseguridad. Muchos menores de edad son los que provocan estos actos vandálicos, ya sea por mandado (ya que no pueden ir presos) o porque quieren el dinero para poder comprar droga.

El narcotráfico es, sin dudas, uno de los motivos de tanta delincuencia, ya que la adicción que se genera es muy fuerte. “El otro día dejamos demorado a un joven de 16 años, no conseguíamos número de los padres o mayor responsable, lo único que decía era ‘quiero porro, quiero porro’; a las 12 horas lo tuvimos que liberar”, relató un policía de la comisaría segunda de Lanús Este.

“Allanamos una casa en Villa Fiorito, con 50 kilos de cocaína. Era muy lujosa, pileta, tres pisos, parque enorme y mucamas trabajando ahí. Los jóvenes después te roban en la calle, o incluso te matan para poder comprarles a estos delincuentes”, aseguró Javier, comisario del partido de Lomas de Zamora.

Tanto la inseguridad como el narcotráfico fueron los dos principales puntos a tratar en las campañas electorales. En el conurbano bonaerense, de a poco se va bajando el porcentaje de hechos delictivos por habitante. Aunque muy lejos estamos de que se encuentre una solución total al problema.

Hasta no hace mucho, el partido más perjudicado por actos vandálicos era el de La Matanza, seguido por el de Lanús. Pero ahora eso cambió: el que está en el primer puesto es el municipio de Tres de Febrero, ubicado en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Aunque no ocupa el más alto lugar a nivel nacional, ya que ahí se encuentra la localidad de Guaymallén, provincia de Mendoza.

Lo cierto es que el tiempo pasa y no se encuentra solución para este problema. Los vecinos de los distintos partidos están cansados de sufrirlo. Con este temor se vive en muchos lugares del gran Buenos Aires. ¿Se encontrará algún día la respuesta para que la gente pueda vivir tranquila?

Tomás García Catalini e Ignacio Quiroga