Historia y polémica

El partido jugado el 12 de noviembre del año 2016 entre Sudáfrica y Senegal por las eliminatorias sudafricanas rumbo al mundial deberá volver a jugarse por el fallo polémico del árbitro Lamptei

Fallo histórico de parte de la FIFA: por primera vez un partido de futbol se tendrá que jugar de nuevo debido al polémico arbitraje del ghanés Joseph Odartei Lamptei en el encuentro celebrado el 12 de noviembre del año 2016 entre Sudáfrica y Senegal por las eliminatorias africanas rumbo al mundial a disputarse en Rusia en el año próximo.

El juez de ese encuentro perjudicó al seleccionado senegalés al cobrarle en contra un penal inexistente, con el que Sudáfrica ganó por 2 a 1 y que generó el enojo de los jugadores visitantes y de su cuerpo técnico. Al finalizar el partido, la dirigencia del equipo damnificado inicio inmediatamente una denuncia ante la máxima entidad del futbol a nivel mundial, la FIFA, en contra del juez del cotejo. Tras la demanda realizada por los dirigentes senegaleses, el ente presidido por Infantino decidió investigar a Lamptei.

Después de realizar la correspondiente investigación, la FIFA emitió un comunicado vía web donde confirma que el partido deberá volver a jugarse, haciendo de este hecho, uno sin precedentes, porque nunca antes se había repetido un partido, quitándole toda  validez al encuentro ya finalizado. Dicho enfrentamiento se llevará a cabo en el mes de noviembre de este año con fecha a confirmar; por otra parte, la sanción que le tocó al juez fue la suspensión de por vida para ser árbitro bajo la acusación de “manipulación del resultado”, lo que significa que nunca más podrá ejercer el trabajo de referí en ningún tipo de encuentro de fútbol.

Por último un dato muy importante, ya que si Senegal gana el encuentro contra Sudáfrica quedará primero en su grupo con ocho unidades; tiene cinco puntos y debe este partido, en tanto que el puntero tiene seis puntos. Hay que recordar que solo el primero de cada grupo se clasifica para la cita mundialista y no hay repechajes para los segundos.

Osmar Vallejos