Los alumnos superan al maestro

El Manchester City de Pep Guardiola perdió frente al Barcelona de Messi por 4 a 0, y pese al gran planteo del entrenador catalán los azulgranas demostraron que frente a ellos no se puede cometer errores.

El inicio del partido mostró como se iba a plantear el partido, el conjunto inglés fue a presionar al equipo español bien arriba y a tratar de robarle el balón de tres cuartos de cancha para adelante. Conociendo muy bien el juego de posesión de su rival, Guardiola sabía que la clave para ganarle al barca seria defenderse lo más lejos de su arco posible y  tratar de dominar el medio campo para que ni Iniesta ni Busquets puedan desarrollar todo su juego.  Pero todo esto duró muy poco ya que luego de algunas fallas defensivas llegaría el primer gol de Messi y cambiaría el rumbo del encuentro. Desde allí el cotejo disminuyó su intensidad y no fue hasta casi cerca de los 35 minutos que el City volvió a establecer su juego.

En la segunda mitad Guardiola movió las piezas del tablero para tratar de revertir el resultado pero fue ahí donde más se notó la diferencia de categoría entre ambos equipos. El Barcelona sabe muy bien a que juega pero también entiende que cuando no se puede implementar su idea, tiene a grandísimos jugadores como Messi, Suarez y Neymar (MSN), para complicar a cualquier defensa y darle los tres puntos al club ´Culé´. Por el lado de los ´Ciudadanos´ se vio la clara filosofía de Pep, pero también quedó en evidencia la falta de buenos intérpretes para la misma, y los que están a la altura como Bravo o Gündoğan, no tuvieron una gran noche e incluso el arquero chileno cometió un grave error que cambió totalmente el partido.

Por todo esto Guardiola se va con las manos vacías a Inglaterra y nuevamente con una goleada de su ex equipo, ya que la única vez que había visitado el Camp Nou fue con el Bayern de Múnich, y en esa oportunidad cayó por 3 a 0 y los goles fueron convertidos por los mismos dos jugadores, Messi y Neymar. Por lo tanto ese Barcelona que supo ganar todo con el entrenador catalán sigue demostrando que puede cambiar para mejor y superarlo nuevamente.