Manuela Morano: “Encontré mi lugar en el agua”

Integró la Selección Argentina por 14 años, fue múltiple campeona argentina y sudamericana. Hoy se alejó del agua por la falta de apoyo al deporte.

Manuela Morano es una nadadora juninense de 29 años, ahora ex integrante de la Selección Argentina de natación. Fue campeona sudamericana juvenil, ganadora de la Copa Austral, múltiple campeona argentina en Primera Categoría, en el República, en el Interfederativo y en el Metropolitano. Además, cuenta con 28 récords nacionales. La actual integrante del «grupo socorrer», que se dedica a brindar cursos de socorrismo urbano, acuático y remoto a la sociedad, cuenta en una distendida charla para Pirámide Invertida cómo fueron sus inicios, su rutina y su paso por la Selección.

¿Qué motivos te llevaron a practicar natación? 

-Fue amor a primera vista. Siempre me fascinaron los deportes y tenía mucha habilidad para ejercerlos. Cuando llegué a la natación me gustaba. Es más, según me cuentan mis viejos, una de las cosas que dije de chica fue que me gustaba porque no transpiraba, ja. Venía de practicar tenis, el cual termine abandonando porque no encontré motivación. En cambio, en la natación me topé con un gran profesor y motivador como lo fue Gerardo Leonard. Gracias a él descubrí mi pasión y encontré mi lugar en el agua. La primera experiencia que me marcó, gracias a la cual yo dije `esto es lo que quiero hacer`, fue cuando gané el cruce de la Laguna de Gómez de 700 mts. Fue una competencia que me llevó a seguir creciendo y a buscar nuevos objetivos.

¿Cómo es la rutina de entrenamiento que realizás?

Ahora estoy en un impasse de competencias debido a otros proyectos, pero en los 13 -14 años que estuve en la Selección era levantarme a las 7 de la mañana, para las 8 ya estar en el agua o en el gimnasio. En caso de ser en el agua, eran dos horas allí, en cambio en el gimnasio hacia una hora y luego lo complementaba con dos horas más en el agua. Llegaba al mediodía a mi casa, comía sano, nutritivo, dormía la siesta (eso era infaltable) y a la tarde nuevamente iba a un entrenamiento de agua. Por varios años fue así, doble turno y a veces triple. Un entrenamiento al que tuve que adaptarme, amoldar la parte familiar, los amigos, el comienzo de la facultad… hay algunas cosas que se hacen difícil de sobrellevar.

¿Cómo fue el momento en el que te incorporaste a la Selección Argentina? ¿Qué te generó representar a tu país?

A los 11- 12 años me incorpore a la Selección. Estaba muy nerviosa. Además que era la primera vez que salía del país sin mis padres. Fue realmente muy emotivo el hecho de representar a mi país, siempre lo tomé como una responsabilidad y una muy grata sensación. Era un orgullo ser embajadora de mi país y por ese motivo cada vez que asistíamos a un evento teníamos que comportarnos como tal. Eramos conscientes de que estábamos representando a nuestra bandera. Es algo inexplicable, pasar 15 años conociendo lugares que nunca pensé conocer y más con el orgullo de representar a mi país, fue increíble.

¿Cuál fue la competencia que consideras que más marcó tu carrera? 

Fueron muchas las competencias que marcaron mi carrera. Desde el cruce de la Laguna de 700 mts a mi primer campeonato sudamericano. Mi primer Campeonato Argentino, los mundiales, puntualmente el de Turquía en el que batí récord argentino en los 100 combinados, y que hasta el día de hoy puedo sentir la misma sensación que viví en ese momento. Todos los torneos me fueron motivando, renovando, marcando que eso era lo que quería hacer, aunque lamentablemente se me escaparon los Juegos Olímpicos de 2008 en donde solo quedé a 17 centésimas. Intenté llegar y no lo logré, pero todos me sirvieron para motivarme y plantearme nuevas metas.

¿Recibís algún tipo de ayuda de parte del Estado? ¿Pensás que es un deporte que tiene poca difusión en la sociedad?

Durante mis 15 años de Selección recibí ayuda del anterior gobierno, pero con el actual esa ayuda me la quitaron. Si bien no puedo hablar de la situación actual porque no estoy becada, sé que es bastante más precaria. En los últimos años se realizaron cosas buenas para el deporte pero faltan hacer otras tantas. Sin caer a hablar de política, lo que le falta a la Argentina es tener una política de Estado que aunque cambien los gobiernos permita que el deporte siga creciendo. La natación tiene poca difusión. Pese a los esfuerzos, continúa siendo amateur y sigue estando muy lejos de deportes que continúan creciendo como lo son el hockey y el básquet.

¿Qué objetivos te quedan a corto plazo?

Por el momento me sigo entrenando pero no compito. Hace un año que gané mi último campeonato argentino y decidí dar un paso al costado de lo que es la competencia de alto rendimiento por motivos personales, por la situación actual del deporte argentino que me genera bastante enojo ya que se le ha quitado mucho apoyo a los deportistas y eso no lo comparto. Además, otro motivo es la situación del deporte de alto rendimiento actual, donde muchos deportistas están usando diferentes métodos para llegar a su objetivo. No sé si volveré a competir, pero la natación siempre va a ser parte de mi vida y el agua es mi medio. Mi objetivo personal es seguir nadando para mí.

 

Por Agustina Quagliaroli