Eduardo «Dady» Gallardo y su vida después de Los Gladiadores

El ex técnico de Argentina cuenta detalles de su presente y da pistas de lo que puede llegar a deparar su futuro.

Dady en el Mundial de Francia 2017, último torneo donde dirigió a la Selección. (Foto: Olé)

A principios de febrero del actual año Eduardo Gallardo decidió dar un paso al costado como entrenador de la Selección Argentina masculina de handball, poniendo así fin a un ciclo de diez años de logros y de superación. Tras siete meses de su alejamiento de Los Gladiadores, Dady conversó con Pirámide Invertida dando a conocer su presente.

¿A qué te dedicas actualmente?

– En este momento soy subdirector de deportes de River Plate y head coach del handball de River. También estoy en varios programas. Uno de la Secretaria de Deportes de la Nación, que se llama “Campus con tu ídolo”. Y otros con la empresa Proenter, que son capacitaciones en toda la provincia de Buenos Aires.

– Estos roles actuales, ¿demandan menos responsabilidad, tiempo y estrés que dirigir el seleccionado?

– El nivel de estrés sigue siendo el mismo en mis trabajos actuales. Lo que sí, no tiene el mismo nivel de exposición que tenía cuando dirigía a la Selección y estaba en competencia. Después, la responsabilidad no varía, es un trabajo al igual que el otro.

– ¿Qué tanto cambió tu día a día tras dejar dicho cargo?

– Cambió bastante porque ahora tengo más tiempo para estar con mi familia. Fundamentalmente eso, ya que lo laboral es igual esté donde esté.

Aunque era una posibilidad permanecer ligado, en una función diferente, a la Confederación Argentina de Handball una vez finalizada la dirección del seleccionado nacional, Gallardo está completamente desprendido. A quienes permanece todavía unido es a los jugadores que tantos años coordinó: “Tengo aún relación con muchos jugadores. Obviamente que esta relacion cambió, ya que ahora no existe el trato de entrenador-jugador. Los conozco de muy chicos, por lo que la relación es excelente, y tal vez, más cercana de lo que era antes cuando los dirigía”.

– ¿Cómo definirías tu decisión de dejar la Selección?

– Creo que es algo hecho en el momento ideal. Ya lo venía evaluando hacia un año atrás, a principios de 2016. Fue una decisión propia correrme, consensuada con la dirigencia.

– ¿No te resultó “doloroso” dejar el cargo?

– No, porque fue algo que fue pensado y meditado durante un tiempo. Cuando vea jugar a la Selección y no me vea en el banco, te diré si hay un poquito de dolor.

– Tras varios años dirigiendo y “construyendo” a este seleccionado, ¿qué es lo que le dejás a Manolo Cadenas?

– Le dejo un equipo que tiene una identidad, que creó una escuela de handball, la del handball argentino. Creo que marcó una forma de jugar diferente a lo que se venía jugando a nivel mundial y encontró un estilo propio de juego. Un grupo llamado Los Gladiadores, que generó mucho en el ámbito local e internacional. Eso es lo que le dejo a Manolo y espero que él pueda seguir construyendo en base a eso.

Manuel Manolo Cadenas es quien tomó el puesto que Gallardo dejo vacante. Un hecho llamativo es que el ex técnico de la selección española es, justamente, español. Previo a la asunción de Dady, el entrenador del conjunto albiceleste era Jordi Ribera, también nativo del país ibérico. Llama la atención que el handball argentino, en contraste con otras importantes selecciones argentinas, opte por un extranjero para la dirección técnica. “Porqué eligen un técnico extranjero no sé, eso habría que preguntárselo a la parte dirigencial. Si creo que es un excelente entrenador y puede aportarle mucho al handball argentino. También creo que hay entrenadores argentinos de muy buen nivel, que podrían aportarle otros matices a nuestro handball”, opinó Eduardo respecto al curioso hecho. En caso de que un equipo o selección de afuera pretenda usar la misma fórmula y buscar contratarlo, él ya tiene pensada una respuesta:

– Si viene a buscarte una selección o un equipo, sea poderoso o no, ¿aceptarías?

– Es muy difícil que me vaya a dirigir al exterior. Primero, porque no es una expectativa personal que tengo. Segundo, porque no pagarían lo suficiente como para hacerme dejar mi país, dejar a mi familia y todo lo que tengo acá. No es algo que espero.

– ¿Dirigirías un equipo de acá?

– Obviamente a River, que es mi equipo, club al cual estoy ligado y donde estoy trabajando hace 30 años. El único equipo que dirigí acá y al único que dirigiría.

– ¿Está abierta la puerta a un futuro regreso a la Selección?

– Si. Existe la posibilidad de dirigir a la selección nuevamente. Veremos con el tiempo. La expectativa mía es en un tiempo volver a dirigir para poder ganarme la posibilidad de estar una vez más en la Selección Argentina.

La pregunta que muchos se hacían tuvo la respuesta que muchos que querían escuchar. Dady Gallardo no dejó para siempre a los Gladiadores. Solo se tomó un tiempo para distenderse, renovarse y un día volver mejor que antes al puesto, que hasta ahora, nadie supo ocupar mejor que él.

Por Ulises Nieva, 2° «B» T.M.