Con sufrimiento, Argentina va al Mundial de voley

El festejo de los jugadores de Argentina en uno de los puntos del último set ante Venezuela.

Finalmente, Argentina se clasificó al Mundial de vóleibol que se disputará el año que viene en Italia y Bulgaria en el 2018 tras vencer a Venezuela por 3 a 0 (con parciales de 25-19, 25-16 y 25-12) en el polideportivo Delmi de Salta.

El campeonato mundial que se desarrollará en tierras europeas en 2018 contará con la presencia de Argentina por undécima vez consecutiva, ya que el seleccionado de nuestro país estuvo presente en 1978,1982, 1986, 1990, 1994, 1998, 2002,2006, 2010 y 2014.

La clasificación en este triangular Pre Mundial no fue fácil, pero el bajo nivel de Venezuela, que había perdido con Chile el viernes anterior, le permitió al equipo albiceleste obtener la plaza. Ya estaban clasificados los locales Italia y Bulgaria, y también habían logrado su pasaje Polonia, Holanda, Serbia, Eslovenia, Francia, Rusia, Finlandia, Australia, Bélgica, Japón, China, Irán y Brasil.

Si bien el equipo dirigido por Julio Velazco tuvo buenas actuaciones durante el desarrollo de la Liga Mundial (dentro del Grupo 1) en Córdoba y en la Copa Panamericana de Canadá (medalla de oro), la semifinal perdida en el Sudamericano de Chile ante Venezuela, dejó en suspenso la clasificación finalmente obtenida en el Polideportivo de Salta.

Argentina mostró una clara superioridad en todos los aspectos del juego en un estadio colmado que probablemente haya presenciado el último partido del veterano Santiago Darraidou (36 años) y el partido número 300 del capitán y armador del seleccionado Luciano De Cecco, quien manfestó: “Seguramente, por haberle ganado a Brasil en el Orfeo muchos pensaron que en el Sudamericano podríamos tener una chance similar, algo que dependió mucho también de nosotros. No tuvimos un gran nivel luego de la Liga Mundial hasta ahora; tuvimos muchos altibajos, muchas inseguridades, muchos partidos no de los buenos y eso se refleja un poco en los resultados y en cómo llegamos a esta clasificación”.

Los principales anotadores en el partido decisivo del equipo nacional fueron justamente Santiago Darraidou y Cristian Poglajen con 13 puntos cada uno y Sebastián Solé con 9 puntos. El central declaró: “Obviamente que para el Mundial la ilusión siempre está, pero falta un montón todavía, así que ahora trataremos cada uno de mejorar individualmente en sus respectivos clubes. Tendremos tiempo para trabajar, estar tranquilos y pensar, y que el año que viene, cuando llegue el momento, podamos ir con todo y tratar de hacer un buen papel.”

Remarcando el buen momento argentino en el vóley, tras la clasificación al Mundial, el seleccionado sub 23 masculino juvenil conducido por Camilo Soto obtuvo el título de campeón del mundo por primera vez en la historia ganándole al equipo ruso en el Mundial de esa categoría que se desarrolló en la ciudad de El Cairo, en Egipto. El resultado en la final fue de 4-2 a favor de la albiceleste y es la cuarta final en la que los juveniles participan.

Autor: Francisco Maler, Segundo B, turno mañana.