Joaquín Gómez: el futuro argentino en martillo

El atleta de 20 años se destacó en los Juegos Universitarios en Taipéi y es una de las esperanzas de cara a Tokio 2020.

En la actualidad, Jennifer Dahlgren es la máxima exponente argentina en la disciplina de lanzamiento de martillo. Sin embargo, una figura viene emergiendo en los últimos años y apunta alto para ganarse un nombre en los próximos Juegos Olímpicos. Su nombre es Joaquín Gómez, tiene 20 años y ostenta récords sudamericanos en categorías juveniles. Un gran talento juvenil que viene de salir noveno en los Juegos Universitarios de Taipéi.

El linaje de Gómez encuentra una familia de atletas -su padre fue siete veces campeón sudamericano en lanzamiento de martillo y su madre, corredora- y él no fue la excepción. Comenzó a competir en la disciplina a los 12 años, pero sus inicios con el martillo datan de su niñez. Con el afán de emular la actividad realizada por Daniel, su papá y hoy entrenador, Joaquín practicaba lanzando un martillo de juguete, que consistía de una pelota dentro de una bolsa, confeccionado por su padre.

A partir de allí, su carrera como atleta ha ido en formas ascendente, participando de diversos campeonatos argentinos y mundiales. En 2012 consiguió el primer puesto en el sudamericano de Mendoza, con una marca de 81.15 metros con martillo de 5 kilos. Luego ha tenido una destacada participación en el Mundial de Juniors disputado en Oregon, Estados Unidos, finalizando en la octava posición. Pudo obtener la medalla de oro en el sudamericano sub 23 en Uruguay en 2014, con una marca de 67.98 metros ya con martillo de 7,260 kg. Este año su mejor actuación fue en Asunción, en donde finalizó cuarto con 70.96 metros.

El presente lo tiene enfocado en lograr su máximo objetivo: la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, aunque para eso deberá recorrer un largo camino. Por el momento se siente muy a gusto y disfruta de ser entrenado por su padre, valora la experiencia que él puede transmitirle y tienen bien en claro lo que pretenden para su carrera.

Además del lanzamiento de martillo, Joaquín divide su tiempo entre el entrenamiento y los estudios. Es estudiante de kinesiología y fisiatría en la UNAJ. Y aunque para un deportista de elite no es para nada sencillo realizar ambas actividades, Gómez ha ajustado sus tiempos para no descuidar ninguna de las dos. Igual en este momento asegura que le da preponderancia a los entrenamientos sobre el estudio pero que a su tiempo seguirá en la Universidad y terminará la carrera.

La semana pasada compitió en los Juegos Universitarios desarrollados en Taipéi y estuvo a la altura en los resultados. Logró alcanzar la final y quedar dentro del Top 10. Registró 69,49 metros, su mejor lanzamiento en la definición y ocupó el noveno lugar en la clasificación. El campeón fue el polaco Pawel Fajdek con una marca de 79,16.

Los Juegos Olímpicos Universitarios que se disputaron en Taipéi fueron una muy buena noticia para el deporte amateur argentino. La delegación que incluyó 258 integrantes entre atletas, entrenadores, jefes de equipo y delegados fue la más numerosa en toda la historia. Allí se presentaron algunas de las promesas emergentes del deporte argentino ya con miras a lo que será un largo trayecto hacia las olimpíadas en Tokio 2020. Guillermo Ruggeri, Belén Casetta, Valeria Chiaraviglio, Joaquín Gómez, entre otros cerraron buenas presentaciones en la competencia y son, sin lugar a dudas, las futuras promesas del atletismo argentino.