De los libros en La Matanza a los golpes en Irlanda

Evelín Pérez Lindo es alumna de Comercio Internacional y representará a la Argentina en el Mundial de Taewondo de Dublin

Estudiante de la carrera de Licenciatura en Comercio Internacional y taekwondista desde los siete años, Evelyn Pérez Lindo habló con Pirámide Invertida antes de su viaje a Perú, en donde competirá en el Sudamericano, sobre los desafíos personales, las dificultades de practicar el deporte y de sus objetivos en el Mundial de la disciplina.

A sus 23 años no solo compite en representación a la Argentina. También es profesora en el club Estrella del Oeste, en Rafael Castillo y admite que es complicado pagar sus viajes porque aún no tiene auspiciantes y por eso debe abonar todo por sus propios medios. Desde el 9 al 16 de octubre, se desarrollará el mundial de Taekwondo en Dublín y Pérez Lindo integra la Selección argentina, ya que se ganó el privilegio de clasificar en primer lugar para competir de forma individual en el mundial de Irlanda tras quedar como la mejor del país en su categoría.

 

-¿Se te complica mantener una carrera universitaria y entrenar al mismo tiempo?

-La verdad que se me complica mucho. Yo arranque este año la Universidad  porque no quería dejar pasar más tiempo. Siempre me dediqué a fondo con el taekwondo y además de eso soy profesora. Es bastante complejo hacer las dos cosas al mismo tiempo, pero tengo dos metas muy importantes: tener mi título de Licenciada en Comercio Internacional y al mismo tiempo poder viajar con mi deporte, que es lo que más disfruto.

-¿Cuántas medallas llevas obtenidas en tu carrera? ¿Siempre representaste al país?

-Medallas internacionales hasta el momento tengo 14. En 2010 fue la primera vez que competí en un Panamericano y desde entonces representé a la Argentina cada vez que viajé. En el 2011 viaje al Mundial de Nueva Zelanda, en el 2012 fui a Inglaterra, en el 2014 viaje a Jamaica, en el 2015 a Brasil; el año pasado se hizo un Panamericano acá en Buenos Aires, y este año tenemos el Sudamericano de Perú y en octubre al Mundial en Dublín, Irlanda.

-¿Cómo te preparas para el Mundial?

-La preparación es muy exigente, ya sea física o mental. Entreno con mi preparador físico de lunes a lunes, practico por la mañana, tarde y noche. El entrenamiento es fuerte, pero lindo al mismo tiempo.

-¿Tuviste ayuda del Gobierno para poder pagar el viaje?

-Nunca tuve ayuda del Gobierno ni de alguna intendencia desde que empecé a competir. Este año fue la primera vez  que la intendencia de La Matanza me ayudó. Me dio un subsidio, pero siempre me pagué mis viajes haciendo rifas, bingos, bailes, campeonatos de truco, de fútbol. Gracias a Dios ya tengo todo el viaje pago y solo me queda seguir entrenando. Compito de manera individual, viajo como la número uno de mi categoría, y también soy representante de la Selección Argentina, así que es un desafío.

-¿Otras personas colaboraron con el viaje al Mundial?

-Los que me ayudaron siempre para viajar fue la gente del barrio. Yo soy de Rafael Castillo, que me apoya en un cien por cien, y siempre están acompañándome. Los padres de mis alumnos, mis alumnos y obviamente mi familia, que es mi mayor sostén para que nunca baje los brazos.

-¿El deporte está en crecimiento en nuestro país?

El taekwondo está creciendo a pasos agigantados, se hizo muy fuerte a nivel nacional e internacional, acá en el país hay muchas escuelas y muchos competidores de un nivel altísimo.