Una visita al salón del automóvil en Buenos Aires

La 8ª edición del salón del automóvil se desarrolló en La Rural y tuvo la concurrencia de aproximadamente 500 mil personas, que pudieron apreciar al Pagani Zonda Revolution, entre otros vehículos

Para aquellos amantes de los coches, el 8º Salón del Automóvil fue el lugar adecuado para conocer las últimas tendencias en la industria automotriz. Las marcas que dijeron presente fueron: Nissan, Mercedes-Benz, Renault, Volkswagen, Scania, Toyota, Pagani, Peugeot, Baic, Chery, Chevrolet, Citroën, DS, Dfsk, Ferrari, Fiat, Ford, Geely, Honda, Iveco, Audi, Jeep, Lexus y Maserati, que presentaron las últimas tecnologías y desarrollos de sus vehículos. También expositores internacionales tuvieron la oportunidad de abrirse al mercado de automóviles de América Latina y de establecer contactos con distribuidores locales, mientras las marcas presentes en la Argentina aprovecharon para presentar los modelos que llegarán al país a lo largo del año o los que saldrán de las fábricas locales en los próximos meses.

Sin dudas, la estrella del lugar fue el Pagani Zonda Revolution (perteneciente al millonario Pablo Perez Companc, hijo de Gregorio Perez Companc, que según la revista Forbes, está ubicado tercero en el ranking de millonarios de la Argentina). El auto, Zonda Revolution, es exclusivo para circuitos; de él sólo se fabricaron 5 unidades y fue creado por el argentino Horacio Pagani, bajo su propia firma: Pagani Automobili. Este auto equipa un motor AMG V12 6.0 litros atmosférico, que brinda 800 CV a 8.000 rpm. El auto acelera de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente en 350 km/h, y si se quita el limitador la velocidad máxima alcanza los 402 km/h.

Además, hubo otro automóvil Pagani que se exhibió: el Pagani Zonda F, perteneciente a Jorge Gómez, empresario y amigo personal de Horacio. Este Zonda F equipa un motor AMG V12 7.3 litros atmosférico que brinda 600 CV a 6.150 rpm y se llama F en honor a Juan Manuel Fangio.

Por otra parte, con algo totalmente innovador, Domingo Ottaviano, un artista plástico y creador, diseñó un auto eléctrico y eólico. Explicó que se trata de “un auto concepto, hecho en Argentina, que es flexible y tiene alas que pueden usarse como energía eólica; o sea que aprovecha al máximo el rendimiento de la aerodinámica para ayudar a que el vehículo ahorre energía. Es un concepto innovador”, declaró a un medio local.

Esta edición ya culminada dejó el sorprendente dato que muestra la visita de casi medio millón de personas, según respondió a Pirámide Invertida la boletería de la Rural (aún sin datos oficiales por los organizadores), con lo que se estableció como el evento automovilístico más importante del continente después del Salón de San Pablo (cerca de 750 mil visitantes). Además, es la quinta mayor feria de su género en el mundo, después de los salones de París, Frankfurt, Detroit y Tokio.

La última novedad del evento la dio el CEO para América Latina de la marca japonesa Toyota, Steve Santangelo, que anunció un fuerte abaratamiento para el Prius híbrido en nuestro país, que costará aproximadamente 600 mil pesos, es decir US$ 38.900.

Sin duda hubo un gran contraste con la anterior edición, llamada “salón de la crisis”, en 2015. La séptima edición estuvo sujeta a la situación económica y política del país, por la restricción de las importaciones, el aumento del impuesto a los autos de lujo, la ausencia de importantes marcas y una exposición alga austera de los autos en el salón.

Diego Oliva, Facundo Sotelo y Osmar Vallejos