Tito, el vendedor de perfumes en un semáforo de Tucumán

Antonio Villegas tiene 87 años y se dedica a vender diferentes tipos de fragancias artesanales en un semáforo de Cristo, Yerba Buena, localidad de Tucumán

En estos últimos días, con la llegada del invierno, la gente se conmovió con el vendedor y decidió compartir vídeos e imágenes en diferentes tipos de redes sociales para que los tucumanos puedan colaborar con Antonio Villegas, de 87 años, quien se dispone a vender perfumes en un semáforo de Cristo, Yerba Buena, la localidad donde vive.

Su historia había sido conocida en el años 2015, cuando el diario tucumano La Gaceta le hizo un reportaje. El trabajo que “Tito” realiza no es para nada sencillo, sobre todo por su edad; su horario de “ingreso” es las 9:30 y siempre lleva consigo una caja con los diferentes tipos de perfumes que el mismo elabora.

“Perfume para autos / para placares / para roperos/ 40$”, dice la caja de tito con muchos colores llamativos.

Su trabajo no es de los más sencillos, ya que tiene que estar parado alrededor de unas 5 horas todos los días, sin importar el frío, el calor o la temperatura que haga. En la parada del semáforo nadie lo conoce por su nombre, sino que lo ubican mas por su apodo, «Tito». En el año 2006 empezó con la venta de sus fragancias y hasta el momento sigue asistiendo a la misma esquina de hace mas de una década. Con el pasar de los años, el jubilado consiguió su propia clientela. El motivo por el cual Antonio sigue trabajando es que con su jubilación no le alcanza para vivir, y por eso se tuvo que dedicar a la venta de sus perfumes.

Tiago Ciale y Joaquín Vázquez