El aumento en el consumo de droga en Argentina

Según los datos de la última encuesta realizada por el Sedronar, hay una preocupante profundización de esta problemática en los últimos años

El consumo de droga en la Argentina en estos últimos 7 años no disminuyó, sino que aumentó. Los jóvenes comienzan en una edad más temprana a usar estas sustancias ilegales y esto conlleva a que los chicos hagan lo que fuera para conseguirlas sin tener en cuenta los daños que les puede provocar.

La Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) presentó el Estudio de Consumo de Sustancias en población de 12 a 65 años, que contiene datos de todo el país y revela cómo fue en aumento el uso de las drogas en la sociedad y cuáles son las más comunes.

El cannabis es, por lejos, la sustancia más usada en Argentina: el número de encuestados que admitió haberla consumido al menos una vez en el último mes; pasó de 2,3% a 5,4% entre 2010 y 2017. Entre los adolescentes (12 a 17 años), la suba fue del 1,3% a 2,7%, mientras que en la población en general, ese número pasó de 13,6% a 21,7%. «Fumar marihuana es absolutamente dañino. No hay dudas. Claramente hay daño en los pulmones, así también como a nivel neurológico, hormonal e inmunológico», afirma Carlos Damin, jefe de Toxicología del Hospital Fernández.

A su vez, el uso del paco no ha sufrido variaciones significativas desde el 2010. Dicho consumo afecta en su mayoría a las personas de clase baja, ya que es la más barata para conseguir.

En tanto que el consumo de la cocaína también creció, aunque no tanto como el del cannabis. En el año 2010, menos del 1% (0,8%) la había consumido en el año anterior a la encuesta, mientras que en 2017 ese porcentaje aumentó a 1,5%.

De acuerdo con estos resultados de la encuesta del Sedronar, los jóvenes de 18 a 24 años son los más propensos a consumir alguna droga (30%) y el 10% de ellos aseguró que «probaría» una sustancia ilegal si tuviese la oportunidad de hacerlo.

El Gobierno nacional destacó que la secretaría que dirige «está trabajando desde 2016 en un proyecto para cambiar esta realidad», que incluye al Plan Nacional de Reducción de la Demanda de Drogas. El mismo está organizado con los gobiernos provinciales, organizaciones civiles y académicas y se centra principalmente en la prevención, atención primaria y el tratamiento de adicciones.

Lucio Castelli