El proyecto de Asgardia busca completar su identidad

La primera nación espacial elige su bandera, su himno y su gobierno a través de una encuesta

El año pasado, el multimillonario ruso Igor Ashurbeyli decidió dar inicio a un proyecto junto a varios científicos y estudiosos del mundo para cumplir uno de sus sueños y crear la primera comunidad espacial de la historia. El 12 de octubre de 2016 ese sueño se materializó en lo que hoy es conocido como Asgardia, la primera nación espacial, independiente y desmilitarizada.

Hoy en día, a menos de un año del nacimiento de esta nueva nación, la misma cuenta con 224 mil ciudadanos y desde el pasado 18 de julio se está llevando a cabo una encuesta para elegir su gobierno, su bandera, su himno nacional y hasta su propia Constitución. El mismo Ashurbeyli espera que Asgardia cuente con un gobierno funcionando dentro de seis meses; además estaría buscando el reconocimiento de la ONU para que el país sea miembro del organismo.

Cualquier persona que lo desee puede convertirse en ciudadano de la nación asgardiana de forma gratuita a través de la página web https://asgardia.space/en/. La mayoría de los asgardianos son procedentes de China, Turquía y Estados Unidos; sin embargo también cuenta con una buena cantidad de argentinos, casi 2500 para ser más específicos.

Pero… ¿Cuál sería la utilidad de este proyecto? El objetivo principal de su fundador es construir una estación espacial desde la cual se puedan llevar a cabo misiones de minería de asteroides además de que proporcione barreras defensivas para la Tierra contra meteoritos, tormentas solares y otras amenazas del espaciales. Otras de las ideas a implementar a largo plazo serían un escudo protector para el planeta y hasta plataformas habitables en el espacio.

Pero todas estas ambiciosas proyecciones todavía se encuentran muy lejos de ser llevadas a cabo. El primer satélite de estas misiones será lanzado a finales de este año, será llamado Asgardia-1 y contendrá 1.5 millones de mensajes con datos personales de cada ciudadano de Asgardia. Así “sus nombres y datos quedarán para siempre en la memoria de la nueva humanidad espacial, ya que serán reinstalados en cada siguiente satélite de Asgardia, constelaciones de satélites orbitales, en la Luna y en cualquier parte del universo, dondequiera que esté Asgardia” asegura Ashurbeyli.

Nicolás Albino y Martín Feijóo