Ludmila Álvez, de Misiones para el mundo

Quién es la chica de 15 años que revoluciona Posadas; es la actual Nº 13 en el ranking de damas Sub 16; su evolución ilusiona a todos

Ludmila Álvez nació el 29 de noviembre del 2001 y con tan sólo 15 años es una joven promesa del tenis misionero. Viene sumando varios logros en el ámbito local y regional. Y se encuentra 13a. a nivel nacional en el ranking de Damas Sub 16.

Vive en la provincia de Misiones con sus padres, y tiene una hermana de 27 años que se encuentra viviendo en Buenos Aires; donde reside por cuestiones laborales. La joven, siempre acompañada por su madre, confiesa que busca mantenerse entre las 15 mejores del país.

A pesar de su corta edad, Ludmila ha logrado muchos títulos en Grados 2 y 3 en esta carrera que apenas empieza. Sin ir más lejos, el fin de semana pasado, en Resistencia (Chaco), se jugó el torneo Grado 2 de mujeres, y se consagró campeona en Sub16 G2 en singles y en dobles. En singles, venció a Jazmín Lerman, tenista juvenil de Buenos Aires, por 6-7 (5-7) 6-0 y 6-2. En el dobles, se consagró junto a la propia Lerman por 6-1 y 6-4.

-¿Hace cuánto empezaste a jugar al tenis?

-Desde que tengo 3 años por amor y gusto. Comenzó como un juego, pero recién a los 6 años empecé con un profe. Ahora tengo 15 años y nunca practiqué algún otro deporte.

-¿Cómo llegaste a que te interese el deporte? ¿Hubo alguien que te empujó a que lo practicaras?

-Nadie (jaja). Yo sola siempre fui de correr, y cuando tenia 3 años mi tía me regaló unas raquetitas de juguete y ahí empezó todo. Pasaba el día jugando contra la pared de mi casa, y como mis papas veían que yo estaba así todo el santo día, me mandaron a tomar clases. No es por nada, pero la mayoría de los profesores dicen que todo mi talento es natural.

-¿Comenzaste a tomar las clases en Crucero del Norte, en ese club comenzó todo?

-No, yo empecé en otro club, que se llama Itapua. Queda en el centro y yo vivía cerca de ahí, me quedaba cómodo practicar. Hice tres años en ese club y después me cambié a otro, que se llama Capri, donde hice dos años de escuelita otra vez. Después ya me pasaron a competición, cuando tenía 10. Con el profesor que empecé competición estoy ahora, es el mejor de Posadas en lo referido al tenis. Estuve con él en el Capri hasta que se fue al Cepard. Después, estuve un año en el que no entrenaba con ningún profesor, por falta de recursos económicos. Iba a otro club cerca de mi casa, en donde vivo ahora, y sin profe no podía viajar para competir. Desde el año pasado, gracias a Crucero del Norte, puedo viajar, ellos me dan los pasajes.

-¿Qué significa el tenis para vos?

-Es todo para mí. Lo que comenzó como un juego, terminó como una pasión. Quisiera intentar llegar a más, aunque sea difícil, pero al menos lo voy a intentar. Ojalá pueda, es mi sueño dedicarme al tenis.

-¿En qué torneos competís? ¿Representas a Crucero del Norte?

– Yo juego los nacionales y sudamericanos. Se dividen en grados, G1, G2 y G3. Los G3 son los que menos puntos dan para el ranking y el nivel es menor ya que no dan casi puntos. El G2 ya es un buen nivel, y es el que juega la mayoría. Dan buenos puntos, es el que gané el fin de semana pasado en el Chaco. Represento a Crucero, son los que me están ayudando para solventar todos mis gastos, mayormente con los viajes.

-Sos muy chica. ¿Cómo manejas el tema del estudio con la preparación?

-En el colegio me va más o menos… Hago lo que puedo, no me dan mucho los tiempos, y algunos profesores no son muy considerados. A veces nos mandan tarea para casa con tres hojas de ejercicios de matemáticas, por ejemplo, y a veces no puedo hacerlos ya que estoy en todo el día entrenando. Pienso que aunque no haga los trabajos en tiempo y forma, no quiere decir que no sepa nada, yo quiero estudiar, pero puedo hacerlo cuando sea más grande. Para el estudio hay tiempo, pero para jugar a esto no voy a poder siempre.

-¿Pensás en estudiar alguna carrera, además de seguir en el tenis?

-Si no llego a nada con el tenis quiero estudiar el profesorado de educación física y el profesorado de tenis. Además, me gusta la fotografía, así que me encantaría hacer cursos de eso.

-¿Qué expectativas tenés para lo que se viene? ¿Cuál es lo tu próximo torneo?

-El próximo torneo es un G1, se juega la semana que viene en Rosario. Espero ganar dos partidos, nunca pude avanzar más que la segunda ronda. Es difícil.

-¿Qué títulos lograste en este tiempo de competencia?

-Muchos G3, y desde que empecé a competir afuera de la provincia sumé varios G2.

-¿Qué cosas sentís que tenés que mejorar?

-El drive, el saque y la cabeza. Creo que es fundamental estar preparada mentalmente, es un deporte donde todo pasa por la cabeza.

JOHANNA ROSSI