Golden State, un campeón con sabor a revancha.

Golden State Warriors venció a Cleveland Cavaliers por 129-120, cerró la serie final con un contundente 4-1 y se consagró como campeón de la NBA por quinta vez en su historia.

De la mano de las individualidades de Steven Curry (34 puntos), Kevin Durant (gran refuerzo para esta temporada y 39 puntos en este último cruce) y de un gran equipo en todas líneas, el equipo de San Francisco confirmó su poderío, tomándose revancha de lo ocurrido el año pasado, cuando los Cavs lo dejaron sin el anillo al vencerlo en un dramático 4-3.

El encuentro comenzó en medio de una gran expectativa para los anfitriones y de entrada hubo triples de Draymond Green y de Klay Thompson para lograr una ventaja de 9-4, pero Cleveland igualó, consiguió dos robos y se puso 13-9.

Los Cavaliers salieron comprendiendo la compleja situación en la que se encontraban (estaban obligados a ganar) y se llevaron el primer cuarto por 37 a 33 ante un desconocido Golden State. La gran actuación de LeBron James, quien marcó 12 puntos en esa etapa, fue clave para que la visita se fuera con ventaja.

Con el arranque del segundo período, Durant despertó con triples y la locura se apoderó del público ante los aciertos de los locales, que se pusieron arriba 54-43 ante las fallas de los visitantes.

Sin embargo, la buena performance de los Cavs quedó desdibujada en el segundo cuarto, cuando se despertó el equipo local. Gracias a una gran actuación de Iguodala y a fuerza de los triples de Durant, los campeones de la Conferencia Oeste pudieron revertir el resultado para irse al descanso 71 a 60 y con un parcial de 38 a 23.

En el tercer cuarto, Cleveland buscó la hazaña, y se puso 98-93 abajo para darle suspenso a la serie, con un extraordinario Lebron James, pero de todas formas no le alcanzó.

El último parcial fue un trámite para Golden State que no se desconcentró, mantuvo la diferencia, sacó a relucir lo mejor del equipo para ganar el partido 129 a 120 y se quedó con el título.

Fue el primer anillo para el gran Kevin Durant, que a sus 28 años, sólo una vez pudo disputar una final de NBA, cuando jugando para Oklahoma City, cayó ante los Miami Heat de un tal LeBron James en la temporada 2011/12 por 4-1.

Este es el quinto título en la historia que consiguen los Warriors, obteniendo los anteriores anillos en 1947, 1956, 1975 y 2015. Y en la tercera final consecutiva entre ambos, aventajan 2-1 a los Cavs.