ArteBA 2017: La innovación y el mercado se unen nuevamente en Buenos Aires.

Más de noventa galerías de arte nacional e internacional participan en la duodécima sexta edición de ArteBA, la feria dedicada al arte contemporáneo que abrió sus puertas formalmente el martes en La Rural.

Una exposición de proyectos artísticos personales, colectivos, políticos e ingeniosos puede verse en los diferentes stands, ubicados en el predio en la zona de Palermo, en Capital Federal.

Varias obras dieron que hablar pero una de las instalaciones que mayor interés despertó fue “Freelancer”, del argentino Eduardo Basualdo, consiste en un helicóptero de nueve metros ubicado en el interior de un espacio reducido. Con su hélice en constante movimiento, el aparato pareció querer romper las paredes en las que se encuentra contenido, toda una alegoría a la búsqueda de libertad en una sociedad cada vez más individualista. Una genialidad de gran valor, insinuando una postura política.

Por otra parte, en el sector llamado “Barrio Joven”, promocionado por Chandon, cuentan con unas dieciséis galerías exponen lo más atrevido del arte emergente. Es el caso de «Imagen Galería», oriunda de Mendoza. Allí, uno de sus artistas, Mauricio Poblete desafía al género con el que nació y se muestra trasvestido, con un atuendo típico de Bolivia, tanto en fotos como en persona. Y sobre una plataforma de papas fritas de paquete, las de corte español y las de corte americano, baila una danza ancestral de Bolivia, una manera de burlarse del capitalismo y del patriarcado.

En ese mismo espacio, la galería «Sindicato de Santo Domingo», República Dominicana, expone una serie de hilados con los que las dominicanas realizan bolsos para la venta, solo que esos hilados de colores fuertes están deformados y ampliados en su máxima expresión. Una serie de trompos de madera virgen y estacionada también son parte de ese espacio autogestionado, que llevan adelante tres jóvenes artistas de ese país. Por su parte, de alto impacto es la propuesta de Lateral, una galería de arte de Tucumán, que trabajó con arcillas de su región para construir esculturas semicirculares de barro y flores que aluden a ritos funerarios.

Artistas de trayectoria nacional y ya consagrados por la crítica y el mercado también tienen su lugar. En ese sentido, pudo verse una instalación de la rosarina Nicola Costantino, quien sigue indagando en la comida y sus posibilidades artísticas. Gelatinas y tortas heladas de raras formas fueron parte de la instalación, que estuvo auspiciada por el Ministerio de Cultura de la Nación.
Pinturas del gran Antonio Berni volvieron a hacer emocionar, al tiempo que Marta Minujín aportó su cuota de vibrante excentricidad en el arranque de ArteBA.
La feria podrá recorrerse hasta el sábado, con el objetivo de acercar el arte a potenciales compradores y expandir el mercado del arte.

Torres, Pla Cardenas, Vardacas, Cropanise, Sandoval

2°B Turno Noche