El arte de dar un apretón de manos

Investigamos los detalles de un gesto que dice mucho de las personas

U.S. President Donald Trump (L) shakes hands with French President Emmanuel Macron before a working lunch ahead of a NATO Summit in Brussels, Belgium, May 25, 2017. REUTERS/Peter Dejong/Pool

Todos dimos un apretón de manos alguna vez en la vida. Pero es mucho más que agarrar a la otra persona. Las posturas, la fuerza, la rigidez de las manos, son pequeños detalles que pueden demostrar de entrada la personalidad de la gente. Aquí analizamos las distintas opciones y su significado del movimiento más usado por los políticos.

Con las dos manos

Estrechar las manos con alguien es el inicio de una conversación o hasta una relación. Hay que elegir la distancia, el tipo de contacto y la actitud que se quiere transmitir. Tenga cuidado de no pisarle el pie al otro y no se pase con la efusividad. Dar la mano así, con las dos a la vez, indica cordialidad, pero también paternalismo.

De a tres

Se dice que tres son multitud, pero ¿Por qué no? Es una gran forma de ver a las otras dos personas con las que estas tratando. Como toman este triple saludo. Será quien pone la mano sobre las otras dos es una muestra de autoridad e iniciativa.

La de siempre

Se pueden transmitir muchos mensajes con las manos, y la fórmula más clásica de apretón de manos es un vehículo privilegiado de nuestra actitud: dominante (dorso en alto), desconfiada (encorvado), insensible (apretar demasiado la mano del otro). La mejor solución es el encuentro perpendicular con un leve movimiento vertical.

Nicolás Albino y Martín Feijóo