Tiempo de Macron.

El país galo celebró una elección teñida con distintos intereses, y quien resultó ganador fue Emmanuel Macron, que se convirtió en el mandatario francés por los próximos cuatro años al obtener el 65% de los votos.

Los comicios siempre son expectantes, y generan todo tipo de revuelo en la sociedad. No fue la excepción en Francia, en donde tuvieron que recurrir a la segunda vuelta para poder definir al conductor. Allí se impuso el centrista, que con un margen de incertidumbre superó ampliamente a la candidata opositora( y xenófoba) Marine Le Pen. La particularidad del caso es que esta última contaba con todo el apoyo de Rusia, al brindarle apoyo y financiación de campaña.

Vaya casualidad (o causalidad) que en las horas previas al acto eleccionario, difundieron información perjudicial para el candidato de En Marcha!. La misma contenía documentación sensible para Emmanuel, en un tono de desestabilizar la elección en plena veda electoral. Al fin y al cabo, esto no sucedió, aunque preocupó a más de uno.

La primera medida que debe tomar el flamante presidente, además de tener que armar su gabinete en los próximos días, es poder crear un vínculo fuerte en el Parlamento: en junio se harán las elecciones legislativas, y para frenar la embestida de Le Pen, la mayoría de los implicados voto por la propuesta menos maligna en su criterio. Es por esa razón que debe trabajar incesablemente para poder obtener la confianza de esas personas que le dieron su voto «prestado» en esta elección, y adueñarse también del Senado, algo sumamente importante para  gobernar con más holgura una nación destacada.

IMAGEN: REUTERS.

INTEGRANTES: BRAIAN MANGIONE, THIAGO SARACHO ALVAREZ, AYELEN NEIDHART, PATRICIO PALLERO, RODRIGO SARABIA, ENZO RUEDA, IGNACIO GENTILCORE. 2DO B tm