El punto final de un gran legado

El ucraniano Wladimir Klitschko cayó en una pelea épica ante el británico Antonhy Joshua; el árbitro detuvo el combate en el undécimo y penúltimo asalto, en el estadio londinense de Wembley, ante 90.000 personas.

La promesa, de 27 años, sacó a relucir su pesada mano en el penúltimo round y castigó duro a la leyenda de 41, lo derribó en dos ocasiones -al igual que lo había hecho en el quinto-, para así sumar su victoria número 19 como profesional y retener el título de los pesados de la FIB y lograr los cetros de la AMB y OIB.

La derrota del veterano parece poner fin a su reinado, uno que empezó en 1996 cuando derrotó por nocaut  al mexicano Fabián Meza en Hamburgo. Después  de esta victoria, consiguió una racha de 16 victorias y ninguna derrota, para luchar por primera vez por el título del Consejo Mundial de Boxeo que estaba vacante. La pelea fue contra Marcus Mclntyre en Stuttgart, donde el ucraniano ganó por un sorprendente nocaut en el tercer asalto y consiguió su primer título.

Tras varias defensas exitosas, la primera derrota llegaría a manos de Ross Puritty en Kiev; con el título del CMB en juego y en el décimo round, el americano impactó a Klitschko y lo mandó al suelo, lo que obligó al entrenador a parar el combate.

Sin embargo el Dr. Martillo de Acero, como se lo conoce, se repuso de manera inmediata,  con tres victorias consecutivas y la chance de  pelear contra Joseph Chingangu por el título de la Asociación Mundial de Boxeo, el que ganaría por nocaut técnico en la quinta ronda y así levantó el campeonato peso pesado de la AMB, FIB y OMB, además del cinturón Ring como súper campeón pesado.

El ucraniano celebró sus nueve años como campeón, en el Madison Square Garden de New York, cuando defendió con éxito su título por 18° vez consecutiva (la tercera marca más alta en la historia de los pesados) y elevó su marca a 25-2 en combates titulares, para igualar el récord del gran Joe Louis con la mayor cantidad de combates disputados en peso pesado

Tras haber perdido sus títulos ante Tyson Fury en noviembre del 2015, se firmó la revancha para disputarse en 2016, pero esta no tuvo lugar por problemas de drogas del británico. El campeón renunció a sus títulos poco después, por lo que Wladimir tuvo que enfrentar a la joven promesa e invicto británico.

Aunque se habla de una posible revancha, lo cierto es que el ucraniano no se lo ve con la misma ganas y ambición de años atrás, la dinastía de Klitschko escuchó el final de una era, el ex campeón peso pesado analiza detenidamente anunciar su retiro definitivo a los 41 años, luego del duro golpe que significó la chance desaprovechada de alzarse nuevamente con los campeonatos que habían quedado vacantes y que le llegaron a pertenecer por varios años. «Es pronto para una revancha, hay que esperar un tiempo prudente», advirtió el medallista olímpico, e consiguió que la sombra del retiro cobrara aun más fuerza. Tal vez sea el fin de un gran legado, uno de los más grandes de la historia.

Joaquín Rivarola