Alerta por sarampión en el país: qué sintomas presenta la enfermedad

El Ministerio de Salud de Tucumán notificó un caso importado por un joven de 25 años, quien contrajo el virus en el exterior

Si bien el año pasado América se convirtió en la primera región libre de sarampión, en nuestro país hace 17 años que el virus está declarado como erradicado. Pero el peligro de que vuelva permaneció y así fue que hace unos días, más precisamente el pasado 24 de abril, una noticia puso en alerta a los centros médicos de la región. Se trata de un caso correspondiente a un joven tucumano de 25 años, quien durante su estadía en el sudeste asiático y Australia contrajo el peligroso virus.

A pesar de que la fiebre comenzó el día previo a su regreso a la Argentina, cuatro días después del aterrizaje se le hicieron visibles los síntomas más conocidos: primero, la erupción en la piel, la cual llegó acompañada de conjuntivitis, tos y catarro nasal. Al día siguiente, el muchacho consultó al médico, quien decidió internarlo por cuatro días. Le realizaron muestras de sangre, orina e hisopado nasofaríngeo.

El caso fue notificado por el Ministerio de Salud de Tucumán y reportó un posible segundo caso, que tendría relación directa con el del joven tucumano. El objetivo de la alerta emitida es lograr que los centros médicos del sector público y privado intensifiquen la vigilancia de enfermedad febril eruptiva y notifiquen en forma inmediata los casos sospechosos.

“El sarampión viaja con nosotros en un avión, como todos los virus. Éstos, no ven nacionalidades, ni fronteras. Cualquiera que esté de viaje en una zona donde todavía circula el sarampión, lo puede traer consigo. Y si el porcentaje de población vacunada no supera el umbral, el virus puede empezar a diseminarse otra vez por la sociedad”, comentó la pediatra Romina Libster, investigadora asistente del Conicet en la Fundación Infant.

Cabe recordar que el sarampión es una enfermedad muy contagiosa de origen viral y que afecta principalmente a los niños. Se transmite por vía aérea y se propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar o bien simplemente por estar en contacto con cualquier objeto contaminado.

La enfermedad es prevenible por vacunación. La vacuna triple viral -que es segura y tiene una alta efectividad- integra el Calendario Nacional. La primera dosis se aplica al año de vida, y el refuerzo entre los 5 y los 6, en el momento del ingreso escolar. Según un documento de la Organización Panamericana de la Salud, esta vacuna previno 17,1 millones de muertes en el mundo entre los años 2000 y 2014, con un descenso del 79% en las defunciones.

Marcos Roncaglia