El Cordobazo en San Luis que apunta al futuro

Facundo Chapur se quedó con la segunda prueba del año en Potrero de los Funes y compartió su alegría en una nota exclusiva.

Se le dio por primera vez a Facundo Chapur dentro del Super TC 2000, una categoría que en los últimos años le guiñó un ojo a Peugeot, debido a las conquistas en los años 2014 y 2015 de la mano de Néstor Girolami. El domingo pasado, en la segunda carrera del año, Facundo partía desde la segunda fila del lado de la cuerda, lo que significa el tercer lugar. Al momento de la largada, Facundo Ardusso, de Renault, intentó una maniobra audaz para tomar la punta, que no le trajo buenos resultados, ya que terminó mal posicionado en esa patriada y le costó un par de lugares. Esto fue rápidamente capitalizado por el cordobés, que se adueñó del segundo puesto, hasta que después de perseguir durante un largo tramo a Gabriel Ponce de León, logró superarlo y no abandonar ese puesto de privilegio hasta terminada la competencia y así quedarse con la victoria.
Recién llegado a su provincia natal, Córdoba, Chapur contó en una nota exclusiva, sus sensaciones respecto a su primer triunfo en el Super TC 2000. «La sensación realmente es de felicidad plena, en un nivel muy elevado. Mucho trabajo por detrás, el equipo sin dudas que ha trabajado día y noche para que los autos funcionen… Gracias a Dios fuimos competitivos, supimos aprovechar todas las circunstancias del fin de semana y traernos la victoria», fueron las primeras apreciaciones en un estado de plena felicidad.
Sabido es que el certamen recién empieza, pero a partir del triunfo es muy difícil no ilusionarse con el futuro, como así también hay que mantener los pies sobre la tierra. «Tenemos que seguir trabajando, recién pasaron dos fechas, y por supuesto que lo que uno quiere es pelear el campeonato. Nos tenemos que concentrar en el trabajo en equipo como lo venimos haciendo hasta el momento y dar todo carrera a carrera. Ojalá que eso nos alcance para poder pelear, pero hoy en día no se puede decir que somos candidatos ni nada de eso», expresó, de manera cauta, el ex campeón de Turismo Nacional.
Este circuito de Potrero de los Funes, se caracteriza por ser el más largo de la Argentina, ya que para cumplir cada vuelta, se necesitan recorrer 6270 metros de distancia, cuando habitualmente los circuitos presentan longitudes de entre 3500 y 4500 metros aproximadamente. Otra de las características que presenta, tiene que ver con lo exigente del mismo, y a veces los errores pueden costar caros, porque los paredones en algunos sectores están bastante cerca de la pista, lo que obliga a los conductores a ser algo más cautos en sus maniobras. Estas largas vueltas del circuito puntano, habrán hecho que se alargue también la ansiedad del cordobés, que no vería el momento de cruzar la meta y abrazarse con quienes tanto aportaron durante todo el fin de semana para que se consiga el tan ansiado logro. Por eso, a la hora de enumerar en quiénes pensó al momento de cruzar la tan anhelada raya que le otorga la victoria, Facundo comentó: «En el equipo, en los mecánicos que tuvieron que trabajar muchísimo, y realmente ellos me dan el ejemplo de lo que hay que poner, por supuesto que la familia y todos aquellos que siempre están», concluyó, de manera exultante.
Seguramente, le espera una ardua lucha durante el año, frente a pilotos de enorme envergadura, como son los casos de Facundo Ardusso, Matías Rossi, Leonel Pernía, Gabriel Ponce de León, entre otros; pero Chapur sabe de ganar campeonatos, de pelear los torneos y realizar maniobras en los momentos donde se definen las cuestiones, como le tocó hacerlo en el Turismo Nacional, categoría en la que se consagró campeón. Al mismo tiempo, intentará convertirse en el nuevo emblema de Peugeot dentro de la categoría, y así los hinchas de la marca dejen de extrañar al «Bebu» Girolami.

NORBERTO BROTZMANN