Carlos Rampello sobre Nadia Podoroska: «Sobrepasa las expectativas»

Carlos Rampello, nacido en Marcos Juárez, provincia de Córdoba, es una destacada figura del tenis nacional. Empezó a jugar a los 6 años en San Martín, pero rápidamente pasó al club Argentino. Si bien probó varios deportes, entre ellos fútbol y natación, ninguno le generó la pasión que siente por el tenis.

Su sueño era ser jugador, que, por diferentes razones, no se le pudo dar. Hoy en día es entrenador de una de las promesas argentinas del tenis femenino, Nadia Podoroska.

La rosarina, de 20 años, actual número 161 del ranking WTA, esta temporada logró su primera victoria en el circuito profesional ante Madison Brengle en el torneo de Monterrey, luego de superar la clasificación. En Bogotá, luego de caer en la primera rueda en singles, fue campeona en dobles junto a la brasileña Beatriz Haddad Maia, lo cual significó su primer título WTA. El año pasado, logró entrar al cuadro principal del Abierto de los Estados Unidos, donde luego fue eliminada en la primera ronda. Podoroska, nieta de ucranianos e hincha de Rosario Central, comenzó a jugar al tenis a los cinco años en el Club Atlético Fisherton, disputó y ganó su primer torneo a los nueve; en 2011 consiguió su primer punto para el ranking con apenas 14 años y 9 meses. Y tiene nueve títulos ITF a nivel individual; 3 en dobles. En una distendida charla, Rampello cuenta cómo llegó a ser entrenador y cómo conoció a Nadia.

– ¿Siempre quisiste ser entrenador?

-En realidad, no. Siempre quise ser jugador, pero lamentablemente no se pudo. El tenis es mi gran pasión, que llevo adentro desde toda la vida. Me gusta mucho ser entrenador y estoy muy contento por todo lo que logramos hasta el momento.

– ¿Cómo decidiste ser entrenador?

– A los 18 años empecé a estudiar medicina, pero nunca dejé de lado al tenis. Quería formar jugadores, así que mientras estudiaba daba clases particulares hasta los 22 años, que fue cuando empecé a entrenar chicos, para formarlos.

– ¿Cómo conociste a Nadia?

-Un par de años después, cuando tenía 30. Ella estaba en una escuelita que había formado para chicos. Sobresalía, tenía algo distinto, y fue ahí cuando nos dedicamos a full y entrenábamos cada vez más y más hasta convertirla en la profesional que es hoy.

– ¿Qué tiene Nadia que la diferencia de otras tenistas?

-Ella está creciendo permanentemente, siempre quiere ir por más. Todo el tiempo está enfocada en cada torneo y se adapta rápido al nivel en el que va jugando. Sobrepasa las expectativas.

– ¿Que tiene que mejorar?

-Su saque. Para jugar entre las 100 primeras tiene que mejorar eso, porque hoy en día las jugadoras están sacando con mucha velocidad y potencia. Pero tiene muchísimas virtudes que le van a permitir llegar.

– ¿Cuáles son esas virtudes?

-Primordialmente la perseverancia y la garra que le pone a cada entrenamiento. No le importa el cansancio, siempre está concentrada en mejorar, está muy comprometida con el proyecto. Tiene una mentalidad muy agresiva, pero que logra controlar para mantener la calma en la cancha.

– Teniendo en cuenta su corta edad ¿Qué etapa consideras la mejor hasta el momento de su carrera?

-Cada etapa tuvo un resultado que se consiguió con mucho esfuerzo. Viene de un 2016 muy fructífero, y este año ganó un WTA de dobles en Colombia. Recién tiene 20 años, va a seguir madurando, para poder afianzarse en cada nivel.