Rugby sin fronteras, un ejemplo de valores humanos

En 2009, Juan Bautista Seconds, ex rugbier, fundó esta entidad solidaria; “Todo surgió cuando noté que en el mundial de Australia 2003 se había perdido algo tan simbólico como el tercer tiempo. Pensé que era un buen momento para recuperar esas pequeñas cosas”

La fundación «Rugby sin fronteras» nació a partir de la sensación de vacío que un hombre, Juan Bautista Segonds, sintió durante el mundial de Australia de 2003. “Todo surgió cuando noté que allí se había perdido algo tan simbólico como el tercer tiempo. Pensé que era un buen momento para recuperar esas pequeñas cosas”, cuenta hoy. Pero se hizo famosa cuando organizó un partido de rugby en las Islas Malvinas en el que juntó a veteranos de guerra, pero con la particularidad de que ingleses y argentinos jugaron mezclados. Tuvo tan buenos resultados que llamó la atención de todo el mundo: “Fuimos cuatro veces a las Malvinas, porque creemos que es un escenario importantísimo para hacer un vínculo de relación entre sus habitantes”, destaca Segonds, presidente y uno de sus fundadores.

El artífice de la organización contó las sensaciones de aquel partido: “Nos veían venir y nos decían ‘ahí vienen los locos de la paz, y la verdad que eso nos enaltece’”, expresó con orgullo. Y agregó, entre risas: “Hasta el editor del Pengüin News nos dedicó un párrafo en su periódico inglés”.

Por otro lado, en 2011 surgió la misión de integrar en actividades deportivas y recreativas a chicos con síndrome de Down a través del rugby, donde se reúnen todos los sábados en el Club Banco Hipotecario.

Pero no se quedaron con todo aquello; en 2012 armaron un partido entre israelíes y palestinos en Jerusalén, gracias a lo cual se volvieron tan populares que a los pocos días fueron recibidos por el papa Benedicto XVI, a quien le regalaron la camiseta usada en ese juego.

Debido a la repercusión que generaron, recibieron la ayuda del Consejo Publicitario Argentino y de varios jugadores de Los Pumas, quienes participaron de un spot publicitario para su campaña “Yo Respeto”.

De todas formas, para esta fundación no todo es sencillo ya que necesita de sustento económico para mantenerse, que reciben en forma de donaciones de parte de personas y empresas. “Siempre es bienvenida la gente que quiera aportar labores voluntarias con el objetivo de concientizar, respetar, ser más amable y recuperar aquellas buenas costumbres”, asegura Bautista. “Queremos más socios, más gente que se comprometa, porque a través del rugby se pueden lograr cosas muy importantes”, culmina Segonds, el hombre que siempre piensa en engrandecer los valores del rugby y la fundación que creó.

Contactos:

info@rugbysinfronteras.org

Socios@rugbysinfronteras.org

Prensas@rugbysinfronteras.org

(011) 4717-0828   (011) 4717-5227

Francisco Nahuel Romero Romaniello