Más víctimas en las canchas, una pesadilla eterna

La violencia de las barras bravas se llevó la vida de otra persona; esta vez fue Emanuel Balbo, hincha de Belgrano de Córdoba

Otra víctima de la violencia en el fútbol. Otra persona que pierde la vida a causa de la barbarie en las canchas. Esta vez sucedió en la provincia de Córdoba, en el clásico entre Belgrano y Talleres, un partido que no se jugaba hace 15 años. Pero lamentablemente todo lo relacionado al espectáculo y al deporte volvió a quedar en segundo plano.

Todo transcurría con tranquilidad en el partido, hasta que en un momento del segundo tiempo se empezó a ver disturbios en la popular de Belgrano. Se observó como un hincha del Pirata era empujado, golpeado y luego arrojado al vacío. Emanuel Balbo, el hincha atacado, fue llevado al hospital con graves heridas. Estuvo un par de días internado con muerte cerebral, hasta que al día siguiente por la madrugada se confirmó su fallecimiento.

Las autoridades comunicaron que hay cinco detenidos. El principal sospechoso de haber sido el instigador del suceso es Oscar “Sapito” Gómez, quien estaba procesado por el homicidio de Agustín Balbo, hermano de Emanuel, luego de atropellarlo con su auto mientras corría una carrera callejera con otro vehículo.

«Nos lo cruzamos antes de empezar el partido y Gómez lo insultó a Emanuel. Nosotros no le dimos bola, nos fuimos más arriba en la popular. Pero cuando terminó el primer tiempo, la gente se sentó y yo vi que el Sapito se puso de pie y empezó a mirar hacia arriba, como buscando a Emanuel. Para mí que el ataque fue premeditado. Nosotros estábamos parados y de golpe vuelve Sapito con varios hombres y lo empieza a increpar a Emanuel, lo insultaban. Yo traté de defenderlo, pero Sapito y los otros monos empezaron a golpear a Emanuel. Fue todo un quilombo, pasó muy rápido. Traté de meterme, agarré de los brazos a uno de los que le pegaban, pero eran muchos. Sapito empezó a gritar que Emanuel era de Talleres y se sumaron otros a pegarle», declaró Lucas Acosta, amigo de la víctima.

«El instigador de la agresión fue Oscar Gómez, quien hace cuatro años fue el responsable de la muerte de mi otro hijo Agustín, cuando iba en una moto y lo atropelló», manifestó Raúl, padre de Emanuel.

La muerte de Balbo fue la número 318 del fútbol argentino hasta el día de hoy. Casos conocidos en este último tiempo son los de Emanuel Álvarez (21 años), el hincha de Vélez que fue asesinado antes del partido que el «Fortín» iba a disputar aquél 15 de Marzo de 2008 contra San Lorenzo; también el de Ramón Aramayo (40 años), hincha de San Lorenzo que murió en un enfrentamiento con la policía antes del partido que su equipo iba a jugar ante Vélez Sarsfield, finalmente suspendido por incidentes dentro del estadio José Amalfitani, el 20 de marzo de 2011.

El 21 de julio de 2013, Marcelo Augusto Carnivale (33 años) y Ángel Martín Díaz (44 años) murieron luego de un enfrentamiento entre dos facciones de la barra brava de Boca, antes de un amistoso entre San Lorenzo y los Xeneizes. Luego de ese episodio, se prohibieron los hinchas visitantes en los estadios del fútbol argentino.

Tras conocerse este suceso, se convocó a una marcha para pedir justicia. La movilización partió desde el estadio de Belgrano de Córdoba, en el barrio Alberdi, y llegó hasta la Jefatura de Policía local. También hubo gestos de apoyo por parte de los hinchas de ambos equipos en las redes sociales.

Lucio Castelli, Marcos Segovia y Fernando Mariotti