La violencia, el cuento de nunca acabar

Los hechos de violencia en el fútbol argentino no paran

El momento en que Emanuel Balbo es arrojado de la tribuna. Foto (La Nación)

Emanuel Balbo, hincha de Belgrano, fue arrojado de la tribuna este domingo, en el clásico entre talleres y el pirata; el lunes a la mañana perdió la vida Este hecho no hace más que escribir un nuevo capítulo en las páginas negras de la violencia en el fútbol argentino.

El pasado domingo, hinchas de Belgrano concurrían al Mario Alberto Kempes para ver una nueva edición del clásico de córdoba, un partido que no se jugaba desde el 2004. Pero en el entretiempo, ocurrió un hecho que nadie se esperaba, Emanuel Balbo fue arrojado desde la tribuna Willington y el lunes perdió la vida.  Pero lo sobresaliente de esto es que el principal acusado, el sapito Gomez, hace cuatro años había matado a Agustín Balbo, hermano de Emanuel, en una picada. En las últimas horas las autoridades confirmaron que ya son seis los detenidos y que van a ir a juicio, se esperan penas desde 10 a 34 años por “homicidio agravado” según la jueza Liliana Sánchez.

Pero este violento acto se une a una violencia que fue creciendo exponencial mente en los últimos años y que ya es normal para el fútbol argentino. El 15 de mayo del 2015 será recordado como un día negro para la historia de los Boca vs River, Se jugaba en la Bombonera el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores. En el entretiempo un grupo de barras de boca, liderados por el “panadero napolitano”, le tiraron gas pimienta a los jugadores de River, que salían por la manga a disputar el segundo tiempo. Las consecuencias de este acto fueron muy graves para el conjunto del vasco Arruabarrena, por aquel entonces entrenador del xeneize, Boca fue eliminado automáticamente de la Libertadores y su cancha fue suspendida por 5 partidos.

Sin duda el hecho más violento de los últimos años se dio el 26 de junio del 2007, Nueva Chicago y Tigre estaban disputando el partido de vuelta de la promoción, sobre el final del partido hinchas del torito invadieron la cancha y se dirigieron hacia la tribuna del matador; el saldo de esta batalla campal dejo un hincha muerto, de Tigre, 14 heridos y 78 detenidos. Chicago fue duramente sancionado ya que les descontaron 20 puntos para el siguiente torneo en la B Nacional.

Pero los hechos de violencia no solo se dan en la primera división o en competencias internacionales, sino que, también el ascenso tiene historia con estos violentos episodios.  En el 2015, más precisamente el 2 de marzo, Laferrere y Dock Sud disputaban la tercera fecha de la primera C, hasta que a los 27 del segundo tiempo se produjo un enfrentamiento con piedras, botellas y armas de fuego entre los hinchas de Lafe y la policía. Luego de la suspensión del partido, jugadores y dirigentes del Docke sufrieron ataques por parte de los hinchas locales y tuvieron que refugiarse en el vestuario visitante. Pero este capítulo de varios sobre la violencia en el fútbol argentino tiene un hecho anecdótico, ya que la última vez que se enfrentaron ambos equipo en cancha de Dock Sud, hinchas locales atacaron a dirigentes visitantes.

Autor: Federico Gallone Lamborizio