El sueño del Mundial de rugby en Argentina en 2027

Es de público conocimiento que el rugby argentino creció enormemente en estos años. Cada vez que “Los Pumas” enfrentaron a los mejores equipos del mundo, como Australia o Nueva Zelanda, más allá de los resultados, dieron qué hablar en cuanto a la performance demostrada. Esto se debe al gran rodaje que obtuvieron últimamente en competencias como el Rugby Championship o el Super Rugby.

Hace un par de semanas, surgió la posibilidad de que Argentina sea sede de la Copa del Mundo en 2027. Esta idea nació en la reunión que se llevó a cabo en la Quinta de Olivos, entre Mauricio Macri (presidente de la Nación), Agustín Pichot (vicepresidente de la World Rugby), Carlos Araujo (presidente de la UAR) y Bill Beaumont (presidente de la World Rugby).

Ante este hecho, el periodista Pablo Stecco dialogó con “Pirámide Invertida” y opinó sobre este tema. “Sería terminar de demostrar que Argentina es una nación integrada definitivamente a este deporte, tras varios años de crecimiento sostenido a través de la participación de competencias que, hasta hace poco tiempo, eran reservadas para un grupo selecto”, dijo Stecco. También reconoció el papel que cumple el argentino vicepresidente de la World Rugby, “que Agustín Pichot esté detrás de esta idea, el tener el apoyo político para empezar a soñar con esa posibilidad será de mucha importancia para intentar lograr este objetivo. Todo se lo imaginó él y, gracias a su capacidad de gestión y ahora su cargo de vicepresidente en el máximo organismo, estamos hablando de todo esto”, aseguró.

Si bien estamos hablando de un proyecto a realizarse dentro de una década, que implicaría un cambio generacional dentro de las líneas del equipo Argentino, no parece despertar inquietudes. “El crecimiento deportivo va de la mano con todo lo otro que se ha logrado en los últimos años a nivel competencia y rodaje internacional, que a la vez es aprendizaje.  Siempre se creció, a lo largo del tiempo fue así. No me imagino un panorama desalentador en este aspecto”, dijo el conductor de ESPN. “La única contra que encuentro hoy en día, es que no somos un país “cómodo” para que nos visiten (por el tema de distancias) no estamos rodeados de países con cultura en este deporte, creo que el tema del público en los estadios puede llegar a ser el único factor que pueda NO inclinar la balanza a nuestro favor”, cerró. Este torneo se juega desde 1987, y sería la primera vez que se lleve a cabo en un país del continente americano. Más allá del orgullo que genere tal acontecimiento, quizás hay que estar atentos a las desventajas que puedan llegar a surgir.