“El policía también tiene miedo»

Ramón Martínez, el comisario de la Departamental San Martín, traza una sincera mirada sobre el estado de la fuerza en la provincia de Buenos Aires

Entre tanta protesta de la población por la inseguridad, que se mantiene en cada gobierno y parece ganarle siempre la batalla al bienestar de la población, Ramón Martínez, el comisario de la Departamental San Martín, con más de 30 años en el servicio, daba su opinión al respecto y contaba acerca de los proyectos que se están llevando a cabo en la Provincia.

-¿Cómo están  las cosas en su distrito?

En San Martín se están realizando muchos operativos; estamos utilizando la Fuerza de Policía Federal, Gendarmería y Prefectura, que también ayudan con la prevención del delito.

-Desde que cambió el gobierno provincial, ¿reciben el apoyo necesario?

-Sí. Algo importante es que nos brindaron chalecos antibalas a todos. Antes había que dejárselo al compañero para otro operativo y ahora cada uno tiene el suyo.

-¿Cuál cree que es la diferencia más notoria entre la seguridad en Capital Federal y en el conurbano?

-En Capital también se cometen muchos delitos. A veces, por temas de jurisdicción los delincuentes escapan de Capital a Provincia, o viceversa. Nosotros en San Martín estamos conectados con la Policía Municipal que maneja las cámaras de monitoreo en todo el partido. Si sucede algo se contactan directamente con los móviles. Es algo bueno porque hay mucha comunicación, y estamos bien equipados.

-¿Cree que la unificación de la Policía Federal y la Metropolitana sería beneficiosa?

-Sí, puede beneficiarnos un montón. Habría un mayor intercambio de información, lo que nos permitiría manejarnos de una mejor manera.

-¿Piensa que están capacitados los jóvenes que se van incluyendo al servicio en la policía local de los distintos partidos de la provincia?

-Sinceramente, les falta preparación. Por eso ahora van a agregarles unos meses más de entrenamiento. Necesitamos calidad, no cantidad. Preferimos menos personal, pero que esté bien preparado. Algunos están distraídos, ves que los delincuentes se les escapan y muchas veces es hasta por estar usando el celular.

-¿Qué es aquello de lo que más carecen las fuerzas de seguridad actualmente?

-Estamos mejorando mucho. Pero antes había tres fuerzas en un mismo lugar y no había contacto entre ellas por tener distinta frecuencia de radio. Por ejemplo, en un hecho había móviles de Policía Federal y Provincia, y no se sabía qué estaba pasando. Con mayor comunicación entre los móviles, hoy en día se puede brindar más apoyo.

-Usted fue Comisario en Lima, en Zárate y en Campana. ¿Cómo se vive allá?

-Si uno se va lejos del conurbano se vive más tranquilo. La gente deja las bicicletas y las motos en la calle y se confía mucho, aunque nosotros les recomendemos que no sea así, ya que los tiempos van cambiando y a medida que la población va creciendo, las malas costumbres se van transmitiendo. Muchos delincuentes que están en el conurbano son llevados al interior de la provincia por falta de espacio en las comisarías. Si se sigue con esta política, y se siguen coordinando las fuerzas correctamente vamos a llegar a buen puerto, porque hay mayor comunicación y así podemos saber dónde está el delito y dónde no. Ojalá que todo siga mejorando porque uno también tiene familia, y sí, el policía también tiene miedo. Cuando uno se va de su casa, queda la familia sola.

Por Patricio Ward