El estratega Trump

El magnate modificó sus discursos y contraataca en busca del poder.

Cada vez faltan menos días para las elecciones en los Estados Unidos, las cuales se llevarán a cabo el próximo 8 de noviembre, y el candidato republicano Donald Trump busca achicar distancia en las encuestas, que lo tienen por 12 puntos abajo sobre la candidata demócrata Hillary Clinton.

En los últimos días se dio a conocer un sondeo realizado por IPSOS, una empresa independiente dedicada a la investigación de mercados, en la que el 45% de los ciudadanos votará a la ex secretaria de estado, mientras que un 33% al magnate neoyorquino. Esta sería la mayor diferencia registrada hasta el momento.

Donald Trump, en vista de estos actos, decidió cambiar su discurso ya que gran parte de la pérdida de votos se debe a su enfrentamiento con el pueblo latino de sus planes inmigrantes. «Queremos a las personas, tenemos grandes personas en este país», declaró el candidato, quien durante las elecciones primarias había prometido deportar a casi 11 millones de personas indocumentadas que habitan los Estados Unidos.

Además, el candidato republicano a la presidencia del país norteamericano demandó el cierre de la Fundación Clinton, encabezada por su rival, Hillary Clinton, y su esposo, el expresidente Bill Clinton.

El neoyorquino sostuvo: «Hillary Clinton es defensora de los corruptos y el status quo. Los Clinton han pasado décadas como los promotores de sus propios bolsillos;  protegen a los donantes y no al pueblo norteamericano. Ahora es evidente que la Fundación Clinton es la más corrupta de la historia política».

Más adelante, prosiguió en su descargo contra la Fundación de su oponente. «Lo que estaban haciendo durante el período de Hillary Clinton como secretaria de Estado estaba mal entonces, y es malo ahora. La Fundación Clinton debe ser clausurada inmediatamente», finalizó Trump.

Pese a todo esto, los asesores de campaña de Trump manifestaron que su discurso está evolucionando y que el muro planteado en junio de 2015 en la frontera mexicana, para combatir las drogas igual, sería construido. Solo restará ver en los próximos discursos su nueva postura o su nuevo enfoque.

Huertas, Lanzillotta, Lozano Seeber, Silvera, Villarruel