Mazza: «Hacía tiempo que Argentina no tenía una generación así»

Martina

 

 

Martina Mazza fue una de las 16 seleccionadas para disputar el Mundial Junior femenino de handball, que se desarrolló en Rusia durante el mes de julio. La extremo izquierda del club Lanús formó parte de la convocatoria de Gustavo Sciglitano, producto de su buen rendimiento en el Panamericano de Foz do Iguaçu que le permitió a ‘La Garrita’ clasificarse a la cita mundialista luego de obtener el subcampeonato.

«Ponerse la camiseta de Argentina es una cosa de locos. Ese pedacito de tela representa un país entero, una historia y mucho sacrificio. Hay un montón de chicas que quieren estar en tu lugar y tenés la presión de mostrar porque estás ahí, además de la obligación de representar la bandera lo mejor posible, para dejarla en lo más alto», le dijo Mazza, quien también formó parte del conjunto que participó del Mundial Juvenil de Macedonia en 2014, a Pirámide Invertida.

La selección nacional finalizó en decimosexto lugar luego de caer ante Rusia, en octavos de final, por 31 a 20, cumpliendo el objetivo de clasificarse a la segunda ronda por segunda vez en su historia. Las juniors argentinas registraron dos victorias -frente a Kazajistán y Egipto- y cinco derrotas -contra España, Rumania, Alemania, Rusia y Japón-. «Todo lo que veníamos entrenando, dentro de todo, se cumplió, aunque esto es un proceso a largo plazo. Hicimos un cambio de técnico, empezamos a jugar de otra manera y nos fue bastante bien. Estuvimos a la altura de las potencias como Alemania o Rusia, pero no pudimos mantenernos a nivel físico. Jugar contra profesionales siendo amateurs es algo muy difícil. Nuestro primer objetivo era pasar de ronda y lo conseguimos, pero nos quedó el gusto amargo de no superar el decimosegundo puesto del mundial anterior. En lo individual si bien estoy conforme, creo que pude haber dado más, eso me motiva para volver a intentarlo y seguir creciendo», sostuvo la oriunda de Lomas de Zamora que marcó ocho goles en el torneo.

-¿Cuál es la mayor diferencia que sienten respecto a los equipos europeos?

– Hay diferencia física y de roce. En Europa se dedican completamente al handball, trabajan de esto, entrenan toda la semana. Nosotras vamos al CENARD todos los días y no recibimos nada, invertimos mucha plata, ya que solo nos pagan viajes y la indumentaria. Hacemos todo a puro sacrificio y ellas son muy profesionales. En cuanto al juego estamos a niveles similares, nos gustaría irnos a jugar a Europa para ser parte de la competencia, como hizo Brasil que se profesionalizó y ganó el mundial pasado.

Finalizados los Juegos Olímpicos de Río, algunas jugadoras del equipo mayor oficializaron su retiro y en las juveniles hay chicas con un gran nivel, que ya se preparan para dar el gran salto. «Para el futuro estamos expectantes, seguimos trabajando, nos queda mucho por pulir. Esta camada, categoría 96 y 97, es muy buena y hacía tiempo que Argentina no tenía una generación así», concluyó Mazza. Según ella, Argentina tiene un buen futuro en el handball femenino.

 

 

Por: Sebastián Mazzocchi – Mateo Masello – Juan Manuel Torraco.

Segundo B, turno mañana.