El sueño de jugar profesionalmente

 

 

Pedro Ibarra es uno de los pocos integrantes de Los Leones que se desempeña en un cllub extranjero. Juega en el Real Polo Club de Barcelona, España.
Pedro Ibarra es uno de los pocos integrantes de Los Leones que se desempeña en un cllub extranjero. Juega en el Real Polo Club de Barcelona, España.

 

Durante muchos años el hockey sobre césped en Argentina fue una disciplina deportiva muy poco atractiva para practicarla, sobre todo por su desconocimiento sobre la misma, y también por su carácter amateur y por su poca repercusión en los medios de comunicación. Desde hace aproximadamente unos 20 años, con el apogeo del seleccionado femenino denominado «Las Leonas», y sus buenos resultados en competencias mundiales conseguidos de la mano de la ex mejor jugadora del mundo ocho veces consecutivas Luciana Aymar, el interés en practicarlo por parte del público femenino ha crecido. Cada vez son más las chicas que ingresan a los clubes locales con la ilusión de algún día ser ellas las que representen a nuestro país.

Asimismo el hockey es practicado por hombres, aunque en Argentina, en menor medida. Tras la brillante actuación de «Los Leones» (el seleccionado argentino masculino) en los últimos Juegos Olímpicos disputados en Río de Janeiro donde consiguieron la tan anhelada medalla dorada, se estima que el número de interesados por el deporte siga creciendo, mas allá del sexo.

El ENARD y la Secretaría de Deportes de la Nación sustentan económicamente a los practicantes de esta disciplina que formen parte de la selección, debido a su condición amateur.

Un gran deseo de estos deportistas es, en algún momento de su carrera, tener la posibilidad de emigrar al exterior, donde el hockey es profesional. Esto significa que aparte de ser retribuidos salarialmente por los clubes, poseen otro tipo de entorno. Los campos de entrenamiento son más desarrollados, el tiempo que se le dedica a la practica es mas extenso, lo que permite un mayor crecimiento en el rendimiento personal y las ligas son más competitivas. Estos factores permiten ilusionar con más ansias en el objetivo.

Pero al ser tan popular en otros países (Holanda y Alemania, por ejemplo), el número de personas que lo practican es muy amplio por lo que la brecha de posibilidades para construir una carrera en el exterior se torna muy corta. Obviamente, de los pocos que tienen la posibilidad, ya sean mujeres o varones, los mismos pertenecen al seleccionado nacional. Los casos actuales mas relevantes son: Florencia Habif, actual jugadora del Pinoke, club holandés; y Pilar Campoy, en estos días radicada en Argentina pero hasta el año pasado jugadora del Club de Campo de Madrid y previamente del Taburiente, ambos clubes de España.

Por el lado masculino los jugadores con actualidad extranjera son: Pedro Ibarra (Real Club de Polo de Barcelona, en España), Lucas Vila (desde 2014 perteneciente al Kalinga Lancers de India), Lucas Rey (jugador desde 2013 del Jaipee Punjab Warrior de India); y los dos jugadores con más trayectoria en suelo europeo son Matías Paredes (ocho temporadas fuera de Argentina militando en los clubes Laren y SCHC Utrecht de Holanda, y en Hamburgo Uhlenhorst de Alemania) y Rodrigo Vila (dos temporadas en Hertogenbosch y actualmente en el club HGC, ambos de Holanda).

Aunque seguramente exista el caso de otros argentinos luchándola en tierras del Viejo Continente por un lugar en el profesionalismo su paradero es desconocido, y la actualidad de representantes argentinos en el exterior es muy corta, por lo menos por ahora.

 

Por: Julieta Ravecca

Nicolás Cipriano

Lorenzo Gutiérrez